Público
Público

Un estudio vincula la enfermedad de tiroides a un químico común

Reuters

Un grupo de científicos relacionó un químico utilizado en bienes de consumo, como sartenes anti adherentes y telas resistentes al agua, con la enfermedad de la tiroides, lo que ha generado dudas sobre los potenciales riesgos para la salud que podría provocar la exposición a la sustancia.

Un estudio de investigadores británicos encontró que las personas con altos niveles del químico, llamado ácido perfluorooctanoico (PFOA por sus siglas en inglés), en su sangre tienen mayores posibilidades de contraer la enfermedad de la tiroides, un trastorno que afecta al metabolismo del cuerpo.

El PFOA es un químico común, usado en productos industriales y de consumo como sartenes, cubiertas de alfombras para evitar manchas y telas impermeable.

El estudio, publicado en la revista Environmental Health Perspectives, no determinó si el PFOA está generando mayores niveles de la enfermedad de la tiroides.

Los investigadores dijeron que la relación podría ser compleja e indirecta y agregaron que su trabajo subraya la necesidad de seguir estudiando los posibles efectos para la salud humana causados por la exposición a bajos niveles de químicos como el PFOA.

"Tenemos que saber qué es lo que están haciendo estos químicos", dijo Tamara Galloway, profesora de ecotoxicología de la Exeter University, que dirigió el estudio.

Estudios previos, realizados a personas que viven cerca de sitios donde se produce el PFOA, no han encontrado una asociación entre la exposición a estos químicos y la función de la tiroides, mientras que otros científicos aconsejaron ser cautelosos antes de sacar conclusiones sobre la nueva investigación.

¿RELACION INDIRECTA?

"Estudios como este no pueden decirnos que las dos cosas están definitivamente vinculadas", dijo Ashley Grossman, profesora de neuroendocrinología de la Queen Mary University de Londres.

"Tampoco sabemos si este químico está afectando directamente a la tiroides", sostuvo la experta.

La enfermedad de esta glándula se debe a menudo a que el propio sistema inmune del cuerpo ataca a la tiroides, dijo Grossman. "Por eso, quizás este químico está teniendo un efecto en el sistema inmunológico, no en la tiroides", señaló.

La glándula está ubicada en el cuello y tiene la importante función de segregar hormonas que afectan al metabolismo.

Las personas con baja función de la tiroides pueden perder cabello, ganar peso y sentirse cansadas. En cambio, los pacientes con hiperactividad de la glándula pueden adelgazar y sentir que su corazón se acelera. Ambos trastornos pueden ser tratados.

Los investigadores británicos analizaron a 3.966 estadounidenses de 20 o más años de los que se tomaron muestras sanguíneas entre 1999 y 2006.

Los expertos encontraron que aquellos que tenían mayor nivel de concentración del ácido (más de 5,7 nanogramos por mililitro) presentaban más del doble de probabilidad de contraer la enfermedad de la tiroides que los individuos con los menores niveles de PFOA (menos de 4 ng/ml).

Más noticias de Política y Sociedad