Público
Público

ETA hace estallar dos bombas en Laredo y Noja y avisa de dos más

EFE

ETA ha hecho estallar dos bombas que no han causado heridos en Cantabria, una en la playa de Laredo y otra en la de Ris, en Noja, de cuya colocación había advertido esta mañana en una llamada a los bomberos de Trápaga (Vizcaya), en la que avisaba también de la colocación de otras dos.

Los dos artefactos que por el momento no han explotado se encontrarían también, según el comunicante anónimo que llamó en nombre de ETA, en la localidad cántabra de Noja, uno de ellos al menos en el campo de golf, que ha sido desalojado, al igual que el resto de lugares apuntados por la banda terrorista.

ETA ha retomado así su habitual "campaña de verano", que mantiene desde hace casi 30 años y ha vuelto a poner en su punto de mira a Cantabria, en concreto en dos localidades turísticas, Laredo y Noja en las que hoy por cierto no luce el sol, por lo que la afluencia a la playa no era masiva.

El primero de los artefactos ha hecho explosión sobre las 12.12 horas en la playa de Laredo, junto a la barandilla que separa el arenal del Paseo Marítimo del pueblo, sin que se hayan producido heridos, han informado a EFE la Guardia Civil y testigos presenciales.

La detonación se ha escuchado en todo el pueblo de Laredo, uno de los principales puntos turísticos de Cantabria, y ha provocado una columna de humo de color marrón de unos 25 metros.

El artefacto estaba colocado en una duna, junto a la barandilla que separa el Paseo Marítimo de la playa, que había sido desalojada unos 45 minutos antes tras haberse recibido una llamada en nombre de ETA avisando de la colocación de varios explosivos en este arenal y en el municipio de Noja, han informado a EFE fuentes de la Delegación de Gobierno.

La Guardia Civil desalojó en diez minutos la playa Salvé, que discurre paralela al Paseo Marítimo, y la del Regatón.

Aunque es ese momento no estaban muy transitadas, porque esta mañana está lloviendo en Laredo, el desalojo ha colapsado la carretera de salida del pueblo en dirección a Bilbao, el lugar de procedencia de la mayoría de los turistas.

La bomba tampoco ha provocado daños materiales en las viviendas situadas en el Paseo Marítimo, a unos 15 metros del lugar de la explosión.

Las fuerzas de seguridad han recomendado a los vecinos por megafonía que permanezcan en sus casas, que bajen las persianas y no se asomen a los balcones por si se produce una segunda explosión.

De hecho, los agentes de la Guardia Civil, Protección Civil y Policía Local no permiten a nadie entrar en el Paseo Marítimo, que tiene unos cuatro kilómetros, y tampoco en la playa.

Los artificieros están en la zona de la explosión buscando restos del artefacto, ayudados por perros adiestrados.

La segunda bomba ha estallado sobre las 12.50 horas, en la zona conocida como las dunas de la playa de Ris y junto al mástil de la bandera de los socorristas.

La bomba ha explotado en una zona situada a unos 50 metros del parking, que se encuentra a la entrada de la playa.

El arenal había sido desalojado por la Guardia Civil y la Policía Nacional antes de las 11.45 horas, tras recibirse la llamada en nombre de ETA avisando de la explosión a partir del mediodía de cuatro artefactos en Cantabria: en la playa de Laredo; en la de Ris, en Noja, y en el campo de golf de esta última localidad cántabra.

La llamada avisaba de que las explosiones se iban a producir concretamente en el periodo comprendido entre las 12,00 y las 15,00 horas.

Más noticias de Política y Sociedad