Público
Público

El Eurogrupo examina con lupa las cuentas españolas

De Guindos tendrá que explicar a sus homólogos europeos cómo los presupuestos ayudarán al objetivo de déficit del 5,3%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Economía de la eurozona por fin conocerán lo que lleva tiempo reclamándole al Gobierno de Mariano Rajoy: los presupuestos generales.

Será el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, el que tendrá que dar las explicaciones pertinentes a sus homólogos durante la reunión informal que celebran este viernes en Copenhague. De Guindos, por tanto, no podrá asistir al Consejo de Ministros tiene previsto aprobar las cuentas públicas de este año.

El Eurogrupo lleva reclamando a España que presente sus presupuestos desde hace tiempo pero Mariano Rajoy no ha dado su brazo a torcer y ya avisó que los presentaría despues de las elecciones andaluzas. Sin embargo, sí prefirió aumentar de forma unilateral el objetivo de déficit para 2012 del 4,4% a 5,8%, que al final admitió dejar en el 5,3%.

Por eso, los ministros quieren 'claridad sobre la senda fiscal española'. 'Si entiendo bien la decisión que va a tomar el Gobierno, (los presupuestos) serán recibidos favorablemente' por el Eurogrupo, ha asegurado un alto funcionario de la UE.

En la UE ha provocado malestar lo que se interpreta como un retraso del Gobierno español para aprobar los presupuestos de 2012. El Eurogrupo rechazó además el pasado 12 de marzo el objetivo de déficit del 5,8% que había anunciado de forma unilateral el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, (en lugar del 4,4% pactado por la UE por el anterior Ejecutivo) y exigió recortes adicionales por valor del 0,5% del PIB, equivalentes a 5.000 millones de euros.

El Ejecutivo comunitario ha dejado claro que vigilará que los presupuestos de 2012 incluyan ajustes estructurales en materias como fiscalidad o sanidad y no únicamente recortes puntuales del gasto. Bruselas quiere garantizar así que no habrá nuevos desvíos y que España reducirá el déficit al 3% del Producto Interior Bruto (PIB) el año que viene incluso si se agrava la recesión.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha avisado de que puede reactivar el procedimiento sancionador contra España por déficit excesivo en cualquier momento en las próximas semanas si cree que las medidas adoptadas por el Gobierno no son convincentes.

Después del punto de información sobre la situación presupuestaria en España, el Eurogrupo se centrará en el refuerzo del fondo europeo de rescate con vistas a hacerlo lo suficientemente potente como para poder socorrer a grandes economías como la española o la italiana, en caso de que fuera necesario.

En la actualidad, los dos cortafuegos de que dispone la UE -el fondo temporal o Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)- tienen una capacidad máxima combinada de 500.000 millones de euros, de los cuales 200.000 millones ya están comprometidos para los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, es decir, que solo quedan 300.000 millones para nuevos préstamos.

Según el borrador de conclusiones del encuentro, que se filtró hoy a la prensa, la fórmula que podría emplearse con el apoyo de los ministros permite elevar el techo total de los cortafuegos hasta los 940.000 millones de euros durante un año.

En la práctica, eso sí, la capacidad efectiva de préstamo se limitaría a 700.000 millones de euros -500.000 millones para nuevos rescates y los 200.000 millones ya asignados a los tres países en rescate-, y los 240.000 millones restantes constituirían una reserva a la que sólo se accedería en casos verdaderamente excepcionales.

Está por ver si este planteamiento es suficiente para convencer a los mercados y a los países del G20, que recientemente exigieron a la UE que aumente primero la capacidad de sus cortafuegos si quiere contar con un aumento de recursos al FMI.

Hasta ahora el Estado miembro más reticente al aumento de la dotación del fondo ha sido Alemania, que interpreta el refuerzo en clave de política interna y teme tener que someter la decisión al veredicto de su parlamento nacional.

El Eurogrupo también volverá a discutir el nombramiento del sustituto de José Manuel González-Páramo en el comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) cuando expire su mandato el 31 de mayo. El favorito es el gobernador del Banco de Luxemburgo, Yves Mersch, gracias al apoyo en la sombra de Alemania y de otros países como Finlandia.

Si finalmente se confirma su designación, España sería el primer gran país de la eurozona que pierde su representación en el directorio del Banco Central Europeo (BCE) desde su fundación en 1998. Hasta ahora, España, Alemania, Italia y Francia habían tenido siempre un representante entre los seis miembros del comité ejecutivo. El Gobierno ha presentado como candidato a Antonio Sáinz de Vicuña, director del servicio jurídico de la autoridad monetaria.

Sin embargo, dos factores han lastrado su candidatura. En primer lugar, que es un jurista en un mundo controlado por banqueros centrales y directores del Tesoro. Y sobre todo el hecho de que el presidente del BCE es un italiano, Mario Draghi, y el vicepresidente un portugués, Vítor Constâncio, por lo que los países 'triple A' quieren reducir el peso de los países del sur, a los que consideran menos estrictos en materia de lucha contra la inflación.

Más noticias en Política y Sociedad