Público
Público

La ex senadora Córdoba prevé que el jueves empezarán entregas de rehenes de las FARC

EFE

La exsenadora colombiana Piedad Córdoba previó hoy que el jueves próximo arrancará la misión humanitaria que de manera gradual recibirá a los cinco secuestrados que la guerrilla las FARC tiene previsto poner en libertad en tres puntos del país.

"El jueves estamos llegando al primer puerto de aterrizaje", anunció la exlegisladora tras indicar que un día antes viajará de Bogotá a la base militar de Brasil de la que partirán los dos helicópteros que recogerán a los rehenes.

Las aeronaves estarán dispuestas, al parecer, en Sao Gabriel da Cachoeira, localidad del estado brasileño fronterizo de Amazonas que en el pasado ha servido de partida para las misiones de esta naturaleza a las que el Gobierno de dicho país ha facilitado el apoyo logístico.

Además de Córdoba, que ha ejercido como mediadora para la puesta en libertad de rehenes de las FARC, en los helicópteros que entrarán en Colombia estarán representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), como organismo coordinador de la operación humanitaria.

"Yo espero que el domingo entrante (6 de febrero) ya hayamos terminado", pronosticó Córdoba en declaraciones que ofreció a la prensa a la salida de un acto político en la capital colombiana.

La activista, que es líder del colectivo de intelectuales Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), también se declaró confiada en que antes de que termine este día 30 de enero tendrá en sus manos las coordenadas de los sitios en los que las FARC entregarán a los cinco rehenes.

Es una información reservada que ella tiene previsto compartir de inmediato con el presidente Juan Manuel Santos y su representante en estas gestiones humanitarias, Eduardo Pizarro.

Las coordenadas son básicas para la activación de los protocolos de seguridad para la misión, que fueron firmados el viernes por el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, y el jefe de la Delegación del CICR en Colombia, Christophe Beney.

Los protocolos fueron formalizados horas después de que la exlegisladora Córdoba informara, el mismo día, de que las FARC habían aceptado las condiciones de seguridad, entre las que está una suspensión de acciones militares por 36 horas en las áreas previstas para la entrega de los rehenes.

En esta nueva misión, los rebeldes tienen previsto entregar al mayor de la policía Guillermo Solórzano, al cabo del ejército Salín Sanmiguel, al infante de marina Henry López Martínez y a los concejales Marcos Vaquero y Armando Acuña, hechos cautivos en distintas fechas, entre 2007 y 2010.

La puesta en libertad de los cinco fue anunciada por las FARC el 8 de diciembre pasado, como un "gesto de humanidad" con la opositora Córdoba, que semanas antes había sido destituida e inhabilitada durante 18 años para el ejercicio de cargos públicos, por decisión de la Procuraduría General.

Este órgano de control disciplinario de los funcionarios en el país la procesó por promover y colaborar con las FARC.

Las FARC, que han liberado de manera unilateral a catorce secuestrados en los últimos tres años, quedarán con otros quince miembros de la fuerza pública como rehenes.

Como los ya liberados o rescatados en acciones militares, entre ellos la colombo-francesa Íngrid Betancourt, los rebeldes mantienen a estos cautivos en condición de canjeables por medio millar de insurgentes presos, incluidos varios extraditados a Estados Unidos.

Más noticias