Público
Público

La exdirectora de la CAM "rebajó" sus condiciones laborales

María Dolores Amorós asegura que asumió "una renuncia y una rebaja" de su pensión, que le permitía acceder a una jubilación de 369.000 euros

EFE

La exdirectora general de Caja Mediterráneo María Dolores Amorós ha defendido hoy que nunca se benefició de una mejora de sus condiciones laborales y ha asegurado que cuando llegó a la dirección de la CAM asumió "una renuncia y una rebaja" de las mismas.

Amorós, que ha comparecido en la comisión de investigación de Les Corts sobre la intervención de la CAM, ha explicado que no tuvo competencias sobre las auditorías, la contabilidad o la información financiera de la entidad hasta que en 2010 fue nombrada directora general, a pesar de que formaba parte del consejo de dirección desde 1998.

"En modo alguno cerré con el presidente acuerdo alguno en beneficio propio", ha afirmado al ser preguntada por su retribución, que, ha asegurado, "quedó acordada por el Consejo de Administración" en noviembre de 2010 y era la misma que cobraba el anterior director general, y que estaba congelada desde 2008.

Tras recordar que ha recurrido la sentencia que desestimó su demanda por despido improcedente con una indemnización de diez millones de euros, ha explicado que su pensión, que le permitía acceder a una jubilación cuya renta era de 369.000 euros, supuso "una rebaja" de unos derechos que tenía reconocidos desde 2007.

Ha defendido que se esforzó con toda su "capacidad para llevar a buen puerto la estrategia de capitalización de la caja", tras la ruptura del Sistema Institucional de Protección (SIP), y ha indicado que el escrito del Banco de España informando de la intervención llegó de forma "sorpresiva".

Más noticias de Política y Sociedad