Público
Público

Éxito en el primer trasplante cruzado con un "buen samaritano" en España

En la operación tres personas han resultado beneficiadas gracias a un religioso de Barcelona

ANNA FLOTATS

El pasado 6 de abril, tres pacientes recibieron a la vez, en la Fundación Puigvert de Barcelona y el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, el riñón que llevaban meses, e incluso años, esperando. En total, fueron seis las personas que pasaron ese día por un quirófano para participar en una cadena de trasplantes sin precedentes en España. Por primera vez, el donante que iniciaba el procedimiento lo hacía de forma altruista, sin conocer de nada al receptor de su riñón. Se cumplía con éxito la primera cadena de trasplante derivada de la donación de un donante buen samaritano.

“En una entrevista a María Teresa de Calcuta, el periodista le dijo que no haría el trabajo de la misionera ni por un millón de dólares. Teresa respondió que ella tampoco lo haría, pues lo hacía por amor a Dios. A mí me ocurre lo mismo. Pero ella dedicó toda la vida, mientras que yo sólo he dedicado unos días”. Así resume el motivo de su donación este donante altruista, un religioso de Barcelona que permanece en el anonimato pero cuyas palabras, aunque dobladas, se escucharon ayer en la rueda de prensa que dieron la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, y el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz.

Además del primer donante, los pacientes que han participado en esta modalidad de donación de órganos, muy extendida en Holanda y Estados Unidos, son dos parejas, dos donantes y dos receptores, y una persona seleccionada de la lista de espera de donante cadáver. Todos han recibido el alta médica.

La cadena empezó en Barcelona gracias al buen samaritano que había ofrecido su órgano. El riñón fue trasplantado a un hombre en la Fundación Puigvert. Al mismo tiempo, la esposa de este, incompatible con su pareja, donaba un riñón, que fue trasladado en avioneta hasta Granada, donde se implantó en otro hombre en el Hospital Virgen de las Nieves. Por último, la pareja de este receptor granadino donó uno de sus riñones, que voló hasta Barcelona, a una mujer que llevaba tres años y medio esperando un órgano de donante fallecido. A ella “le tocó la lotería”, afirmó Matesanz.

El director de la ONT explicó que, en un principio, la cadena iba a tener cinco eslabones porque “siempre se intenta que esta sea lo más larga posible”, pero al final tuvo que acortarse por problemas de incompatibilidad entre donantes. Esta modalidad de trasplante puede hacer aumentar un 20% las donaciones de riñón, añadió.

De momento, sólo 13 de los 30 hospitales españoles que realizan trasplantes renales de donante vivo están preparados para hacer cadenas de este tipo. Se trata de centros médicos que se han inscrito en el programa de donación renal cruzada, donde hay registradas 62 parejas, de las que 39 (el 11%) ya han sido trasplantadas.

Con este proceso puede aumentar un 20% las donaciones de riñónLa ministra de Sanidad, Leire Pajín, destacó “el acto de generosidad” del donante altruista, que permitió el inicio de la cadena. Desde el año pasado, cuando el Consejo

Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (donde están representadas la ONT y las comunidades autónomas) aprobó incorporar la figura del donante altruista a la donación renal de vivo en España, 35 personas de entre 18 y 69 años se han ofrecido a donar un riñón a un desconocido. Aun así, 19

de ellas han sido descartadas por razones médicas. La mayor parte de interesados proceden de Andalucía, Madrid y Catalunya.

Los requisitos para ser donante altruista son muy similares a los del procedimiento ya diseñado para el trasplante renal cruzado. La persona debe ser mayor de edad, estar en plenas facultades y en perfecto estado de salud física y psíquica. Asimismo, es imprescindible que otorgue su consentimiento de forma expresa, libre y desinteresada.

Además, el comité de ética del centro trasplantador debe emitir un informe favorable a la donación. Luego, el donante tiene que declarar ante el juez del registro civil su voluntad de donar un riñón sin que medie condicionante alguno.

¿Pero qué riesgos corre quien se presta a esta intervención? Según el presidente de la ONT, la posibilidades de que sufra insuficiencia renal es “mínima o ninguna”, si la persona ha sido seleccionada correctamente. La nefrectomia en donantes sólo se da en tres casos de cada 100.000 y de hecho, algunos estudios han revelado que el nivel de supervivencia en estas personas es superior al de la población general porque son “extremadamente sanas”, explicó Matesanz.

Las operaciones se realizaron el mismo día en Granada y BarcelonaEl religioso cuya donación inicia esta cadena, decidió dar su riñón a un desconocido tras oír hablar de tráfico de órganos en una cárcel de un país latinoamericano donde estuvo encerrado “por motivos administrativos, que no delictivos”, aclara. La donación en cadena le parece “prodigiosa, magnífica y fascinante” porque “da a la vida un significado de alegría repartida hacia los demás”. En el vídeo, añade que el hecho de participar en ella “supera con creces cualquier agradecimiento que te puedan dar”.

La última mujer de la cadena, que vive en Barcelona, asegura en las imágenes que quiere conocer al primer eslabón para darle las gracias. “Estaré toda la vida rezando por él. Me parece una persona fantástica”, afirma emocionada. “Ahora tengo proyectos, me siento una persona normal, libre”, añade en la grabación hecha pública ayer por Sanidad.

Los nefrólogos Luis Guirado (Fundación Puigvert) y Antonio Osuna (Hospital Virgen de las Nieves) destacaron que otra de las novedades de la cadena es que, por primera vez, “han sido los riñones, y no las parejas, los que se han desplazado” de un lugar a otro. La ONT se plantea colaborar con otros países para aumentar las operaciones.

Más noticias de Política y Sociedad