Público
Público

Expertos piden más estudios de seguridad cigarrillo electrónico

Reuters

Investigadores griegos pidieron elmiércoles que se realicen más estudios de seguridad sobre loscigarrillos electrónicos, ya que el conocimiento científicosobre estos dispositivos es "muy limitado".

Los cigarrillos electrónicos fueron fabricados por primeravez en China y se comercializan fundamentalmente por internet.

Se trata de dispositivos a batería que emiten "humo" o untenue vapor de nicotina a los pulmones y pretenden reemplazar alos cigarrillos comunes y ayudar a los fumadores a abandonar elhábito.

Estos productos están en el centro de una batalla legaldesatada en Estados Unidos entre sus fabricantes y laAdministración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla eninglés), que regula las medicinas en el país norteamericano yquiere que se dejen de importar estos cigarrillos.

La FDA, que efectuó estudios sobre los cigarrilloselectrónicos, expresó preocupación sobre su seguridad y equiposde Grecia y Nueva Zelanda también realizaron investigacionessobre estos productos.

Pero las interpretaciones de los tres informes varían. Elestudio neozelandés dice que los cigarrillos electrónicosdeberían recomendarse porque son más seguros que los de tabaco,mientras que la investigación griega tiene una postura muchomás neutra.

"La información limitada brindada por estos tres reportesrepresenta todo el conocimiento con el que actualmente contamossobre los cigarrillos electrónicos", señalaron en BritishMedical Journal Andreas Flouris y Dimitris Oikonomou, delInstituto de Desempeño Humano y Rehabilitación, en Grecia.

"Este sería un motivo por el cual la batalla (...) entre laFDA y los fabricantes de cigarrillos electrónicos ha sido tanencendida", añadieron los investigadores.

El tabaco es la principal causa evitable de muerte en elmundo y causa más de 5 millones de decesos por año.

Un informe de la Fundación Pulmonar Mundial de agostopasado indica que, si se mantienen las tendencias actuales,fumar podría provocar la muerte de 1.000 millones de personasdurante este siglo.

Flouris y Oikonomou manifestaron que si bien "lasestrategias alternativas al tabaco siempre son bienvenidas enun esfuerzo por reducir la amenaza a la salud pública" queimplican los cigarrillos, la seguridad también es vital.

"Se necesitan análisis químicos más rigurosos, seguidos deuna extensa investigación que incluya estudios sobre animalesy, finalmente, ensayos en humanos", escribieron los expertos.

Más noticias de Política y Sociedad