Público
Público

Una exposición en Sarajevo muestra objetos religiosos de sus cuatro comunidades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por primera vez en la historia de Bosnia una exposición, inaugurada hoy en la gran galería de las artes de Sarajevo, muestra objetos sacros y religiosos de las cuatro comunidades de ese país multi-étnico de los Balcanes.

En la muestra están expuestos 600 iconos, cuadros, objetos que se usan en ritos religiosos, modelos de templos religiosos, libros de varios siglos de antigüedad, trajes nacionales y otros artículos que presentan las costumbres y las tradiciones islámica, católica (croata), ortodoxa (serbia) y judía en Bosnia.

El organizador de la muestra es el párroco de Sarajevo Ivan Ravlic, quien durante tres años recorrió Bosnia para visitar instalaciones religiosas y obtener la autorización para exponer los objetos, algunos de ellos de más de 600 o 700 años de antigüedad.

"Mucha gente en Bosnia trabaja hoy para dividir pueblos y religiones, y quieren que las diferencias sean cada vez más grandes", declaró Ravlic a Efe, y agregó que con su exposición quiso mostrar que los pueblos en Bosnia tienen más rasgos comunes que diferencias.

"Nosotros en Bosnia necesitamos el diálogo y el ecumenismo, así como el respeto a las diferencias", dijo Ravlic.

Después de la guerra civil (1992-1995), Bosnia fue establecida como un Estado compuesto por dos entes -el serbio y el común de musulmanes y croatas-, pero profundas divisiones étnicas y la desconfianza están todavía presentes en el país.

"Al recorrer las ciudades y aldeas en Bosnia, he quedado convencido de que aún estamos lejos de la verdadera reconciliación entre los pueblos", indicó el párroco sarajevita.

Las cuatros comunidades religiosas bosnias formaron un consejo común de cooperación, que se reúne periódicamente e insta a los creyentes a la tolerancia y el acercamiento.

No obstante, en Bosnia todavía se producen incidentes por motivos étnicos, como por ejemplo destrucciones de las tumbas de otras confesiones, privación de derechos al trabajo y a la seguridad social para los refugiados que regresaron a las zonas donde son población minoritaria.

"No podemos mantener limpia nuestra camisa si ensuciamos al otro", dice Ravlic, y señala que el objetivo de su exposición es contribuir a la tolerancia y al respeto entre los pueblos en Bosnia.

La exposición ha sido preparada e inaugurada con ayuda de la embajada de Estados Unidos en Sarajevo y de la presidencia tripartita bosnia, jefatura colegiada del país integrada por un musulmán, un serbio y un croata.