Público
Público

Es "extremadamente importante" que el Gobierno afgano sea legítimo, dice la Casa Blanca

EFE

La Casa Blanca aseguró hoy que es "extremadamente importante" que el Gobierno afgano sea "legítimo de verdad", después de que la Comisión electoral de Afganistán anunciase la invalidación de miles de votos de las últimas elecciones presidenciales.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó hoy que EE.UU. quiere en Kabul "un gobierno que sea percibido por la comunidad internacional y el pueblo afgano como verdaderamente legítimo".

"Corresponde ahora a los afganos a demostrar que ellos también creen en esta legitimidad", destacó Gibbs.

La comisión encargada del recuento de los votos emitidos en los comicios del pasado 20 de agosto anunció hoy que ha declarado inválido "un cierto porcentaje" de papeletas.

Los resultados iniciales habían dado el triunfo al presidente Hamid Karzai con un 54 por ciento de los votos, frente al 28 por ciento obtenido por su rival Abdulá Abdulá.

Todo parece apuntar que la anulación de una parte de los votos reducirá el porcentaje de Karzai a menos del 50 por ciento, lo que podría forzar la celebración de una segunda vuelta.

Esa segunda vuelta debería celebrarse de inmediato o aplazarse hasta el segundo trimestre de 2010, una vez que haya pasado el duro invierno en Afganistán, una posibilidad que nadie quiere, debido al vacío político que se crearía.

A lo largo de los últimos días, la Casa Blanca ha insistido en la necesidad de que el Gobierno afgano sea legítimo a los ojos de sus ciudadanos para poder contar con un "socio creíble" que pueda responder a las necesidades de su pueblo.

El Gobierno de EE.UU. trata de decidir la estrategia a seguir en la guerra en Afganistán, que ha entrado en su noveno año.

El presidente Barack Obama ha celebrado ya cinco reuniones con su equipo de Seguridad Nacional y tiene previsto continuar sus consultas a lo largo de esta semana y la que viene en torno al país centroasiático.

Como telón de fondo se encuentra la petición del general Stanley McChrystal, comandante de las tropas aliadas en Afganistán, del envío de unos 40.000 soldados como refuerzo.

En la actualidad Estados Unidos tiene cerca de 65.000 soldados en Afganistán y, en total, la OTAN cuenta con cerca de 100.000 soldados destacados en ese país.

En declaraciones a la cadena CNN el domingo, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, indicó que Obama no tomará una decisión sobre la estrategia en la guerra hasta que no esté claro cuál será el próximo Gobierno afgano.

"Sería irresponsable tomar una decisión sobre niveles de tropas si no se ha hecho un análisis exhaustivo de si de verdad contamos con un socio afgano dispuesto a llenar el espacio que crearían los soldados estadounidenses, y a ser un verdadero socio en el gobierno", declaró Emanuel.

Más noticias de Política y Sociedad