Público
Público

Fainé asegura que la creación de CaixaBank supone "cambiar para preservar lo esencial"

EFE

El presidente de La Caixa, Isidre Fainé, ha declarado hoy que la creación del nuevo banco CaixaBank, a partir del holding de participadas Criteria, refleja que "no nos da miedo el cambio" y resume la filosofía de "cambiar para preservar lo esencial".

Fainé lo ha valorado así en la presentación de resultados del 2010 del grupo financiero, la última que La Caixa hace como una caja de ahorros, ya que este año inicia el proceso para bancarizar su negocio.

"Si algo ha caracterizado a La Caixa ha sido el sentido de la anticipación", ha adelantado Fainé, para afirmar que "no nos da miedo el cambio, pero siempre para preservar el espíritu de La Caixa y, así, este año volvemos a mantener los 500 millones asignados a nuestra obra social", que, según el presidente de la primera caja catalana, están garantizados "para diez años".

El nuevo CaixaBank, cuando Criteria se convierta finalmente en un banco dentro de seis meses, tendrá un "core capital" -porcentaje de recursos propios considerados de mayor calidad- del 10,9%, uno de los más altos del sistema financiero español.

"Si Criteria es un banco recuperamos 3.000 millones de capital que en este momento está en manos de los accionistas minoritarios de Criteria y que con la normativa de Basilea hasta ahora no se nos contabilizan como tal", ha explicado Fainé para razonar las ventajas técnicas de la operación.

Además, CaixaBank hará una esfuerzo de capitalización suplementario con una ampliación de capital de 2.000 millones de euros que suscribirá La Caixa en una "permuta de activos", tal como la ha definido el director general de la entidad de ahorro, Juan María Nin.

Este traspaso de activos supone que CaixaBank, hasta ahora Criteria, asume el control del negocio financiero, la red de oficinas y la plantilla, valorado en 9.500 millones, mientras que se traspasa a otra sociedad el grueso de las participaciones industriales: Gas Natural Fenosa, Abertis, Agbar y Port Aventura, entre otros.

Sólo el 13 % de Repsol y el 5 % de Telefónica seguirán en la cartera del nuevo banco, que además incluirá el grupo asegurador y todas las participaciones en banca extranjera de Criteria.

Posteriormente, CaixaBank emitirá otros 1.500 millones de bonos convertibles "que se destinarán a particulares", según ha señalado Nin, para fortalecer todavía más la capitalización y la solvencia del nuevo banco.

Con esta operación, La Caixa acelera el cumplimiento de la nueva normativa de Basilea III, mucho más exigente en los requisitos de capital, haciéndolo ya en el 2012 y antes incluso de que comience el período de adaptación, que ha de iniciarse en 2013.

En 2012, ya con los criterios de solvencia de Basilea III, CaixaBank tendrá un 'core capital' de más del 8%, según las previsiones hechas públicas por la entidad de ahorro.

Fainé ha confesado que hace doce años que esperaba dar este paso y que ahora ha sido el momento, y ha apuntado que otras cajas pueden seguir este camino que hoy inicia La Caixa.

Sin embargo, Fainé ha mostrado su confianza de que las cajas seguirán existiendo y ha recordado que "yo estoy en la CECA -es presidente desde el año pasado- porque hay un consenso del sector y mi idea es estar los cuatro años".

"La Caixa seguirá siendo entidad financiera y tendrá un hijo que será CaixaBank y lo hacemos para poder acudir al mercado, pero desde un punto de vista de percepción física nada cambiará", ha advertido Fainé, para que luego Nin defendiese que ni siquiera se alterarán los rótulos de las oficinas, ya que "La Caixa" seguirá siendo la marca comercial del nuevo banco.

Más noticias de Política y Sociedad