Público
Público

Los familiares piden una solución y reciben un mensaje de tranquilidad de los secuestrados

EFE

Los familiares de los tripulantes gallegos del atunero vasco 'Alakrana', secuestrado desde hace tres semanas en aguas del Índico por piratas somalís, han reclamado hoy "una solución" al secuestro y han recibido un mensaje de "tranquilidad" de sus parientes, tras entablar contacto telefónico con ellos esta mañana.

Los familiares de los marineros participaron esta mañana en Baiona en una concentración ante el Ayuntamiento de esta localidad pontevedresa en la que, bajo el lema, 'Liberad a nuestros marineros', exigieron que los tripulantes del atunero regresen "cuanto antes" a sus casas.

En declaraciones a los periodistas, Cristina Blach, hija del patrón del barco, relató que esta misma mañana recibió una llamada de su padre en la que le transmitía que "están todos bien" y pedía a sus familiares "tranquilidad".

"Están cansados pero bien de ánimo; dicen que les están tratando bien y que pueden ducharse", recalcó Cristina Blach, quien aclaró que, según les comentó Ricardo Blanch, una parte de la tripulación permanece en la zona del comedor del buque, mientras que el capitán y el patrón "están arriba, por eso es más fácil dejar que hablen ellos dos, porque serán más difícil movilizar a las 34 personas que están en el comedor para que puedan hablar", dijo.

Añadió que la llamada de teléfono fue "muy rápida" y que informaron a los tripulantes de las concentraciones de esta mañana y de los cambios aprobados por el Gobierno para permitir la presencia de seguridad privada en los buques con armamento adecuado para garantizar la seguridad a bordo.

"No nos importan las negociaciones y cómo lo hacen, nos importa que haya contacto con el barco y confiamos en que se esté haciendo todo lo posible para resolverlo", subrayó Cristina Blach.

La hija del patrón del 'Alakrana' incidió, además, en que se trata de un "problema internacional", ya que el resto de barcos que faenan en el Índico y no tienen "un Estado que los defienda" están "abandonados en Somalia". "Tenemos que convencer a Europa de que hay que tomar medidas", aseveró.

Mientras, Silvia Albés, esposa de Pablo Costas, otro de los tripulantes, incidió en que los familiares de los secuestrados están "animados dentro del suplicio" que están pasando. "Sabemos que están bien y esperando que se acabe pronto todo esto y que vuelvan para casa", afirmó.

Advirtió de que a los familiares no les "importan" las negociaciones, que son una cuestión "de los de arriba", y que lo que quieren es que "vuelvan a casa", opinó que los piratas ven que estos secuestros son "un negocio muy lucrativo" y lamentó que mientras "no se ponga solución", seguirán sucediendo este tipo de secuestros.

"Por triste que parezca, a cada persona le dan un valor, ellos saben que económicamente puede valer más un español que un indonesio", explicó, al tiempo que advirtió de que este tipo de buques "o abandonan el Índico" o será necesario "buscar soluciones".

Por otro lado, el alcalde de Baiona, Jesús Vázquez Almuiña, destacó la importancia de esta movilización para que las familias "se sientan arropadas", porque "son ya tres semanas" de cautiverio.

Más de medio millar de personas participaron en esta concentración, que contó con la participación de los alcaldes de Baiona, Nigrán, Gondomar, Oia y Sanxenxo, así como de familiares y representantes de Cofradías.

Además de en Baiona, hubo concentraciones en Ribeira y Valga, al igual que en Cangas do Morrazo.

Más noticias de Política y Sociedad