Público
Público

Los familiares velan en el tanatorio de Albox (Almería) al matrimonio fallecido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Juana Carmona, de 54 años y Joaquín Jiménez, agente de la Policía Local de baja por depresión que presuntamente ha asesinado a su esposa con una escopeta de caza y, acto seguido, se ha suicidado, están siendo velados por familiares y allegados en el tanatorio de Albox (Almería).

El alcalde de esta localidad almeriense de poco más de 11.000 habitantes, José García Navarro, ha informado a Efe de que los cuerpos del matrimonio han sido trasladados juntos a la zona sobre las 18.15 horas de hoy procedentes del Instituto de Medicina Legal de Almería, donde les ha sido practicada la autopsia, de la que no ha trascendido dato alguno.

Mientras, el pueblo, en el que no se ha decretado ningún tipo de acto por las muertes, despide a un matrimonio "normal, estable", además de "muy participativo y conocido", según el primer edil.

Fuentes cercanas al caso han apuntado que los vecinos de la pareja afincada en el paraje de Los Segovias, escucharon esta madrugada al menos tres detonaciones procedentes del domicilio familiar.

Las mismas fuentes han indicado que al menos uno de los disparos efectuados presuntamente por el agente de la policía local con una escopeta de caza alcanzó a su mujer, que falleció en el acto, a la altura de la cabeza.

El supuesto asesino, diagnosticado de una depresión crónica aguda por la que se encontraba de baja desde hace año y medio, se habría disparado tras matar supuestamente a su cónyuge a la altura del pecho, impacto por el que, sobre las 4.00 horas de hoy, murió desangrado en el hospital de Huércal-Overa (Almería).

Está previsto que los funerales se oficien mañana en la parroquia de la Concepción, situada en el barrio de La Loma de esta localidad, cuyos vecinos han acogido el "trágico desenlace" de la pareja con una "gran sorpresa", ha dicho el primer edil.

La fallecida no había interpuesto denuncias previas contra el hombre, agente de la Policía Local durante algo más de 30 años al que le habían sido retiradas las armas reglamentarias y que estaba siendo tratado por especialistas del servicio de Salud Mental de Albox.

Los hechos ocurrieron esta madrugada en el garaje del domicilio familiar, donde el matrimonio, con un hijo varón ya emancipado, residía junto a una hija que iba a contraer matrimonio en próximas fechas.