Público
Público

FARC acepta un diálogo sobre paz y rehenes con la sociedad civil

Reuters

Por Luis Jaime Acosta

La mayor guerrilla izquierdista de Colombia ha aceptado una invitación de un grupo de representantes de la sociedad civil para iniciar un diálogo exploratorio en busca de una salida negociada al conflicto interno y la liberación de un grupo de rehenes secuestrados.

La iniciativa podría ser un paso para un futuro acercamiento con el Gobierno, de acuerdo con analistas.

"Con beneplácito hemos recibido su misiva que invita a explorar colectivamente caminos hacia la paz alejados del actual rumbo gubernamental de guerra perpetua que significa persistir en el imposible de una solución militar a los problemas políticos, económicos y sociales", dijeron las FARC en una misiva que se conoció el martes.

A mediados de septiembre un grupo de representantes de la sociedad, entre los que figuran políticos, intelectuales y académicos, invitaron a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a iniciar un diálogo exploratorio para buscar una solución negociada al conflicto de más de 40 años.

"Esta carta es ya el comienzo del intercambio epistolar que nos proponen para discutir en torno a la salida política del conflicto, el canje humanitario y la paz. Participaremos de cara al pueblo en un diálogo con amplitud y franqueza, sin dogmatismos, sin sectarismos y sin descalificaciones sobre los temas que sugieren", aseguró el grupo rebelde.

El analista político León Valencia, uno de los destinatarios de la carta de las FARC que tiene fecha del 16 de octubre, calificó la respuesta como una puerta que se abre para el diálogo y destacó que no tiene un lenguaje agresivo ni descalificador contra el Gobierno.

"Quieren abrir una posibilidad de diálogo, se menciona un diálogo exploratorio pero la negociación tiene que hacerla con el Estado", aseguró a Reuters al admitir que los representantes de la sociedad están dispuestos a tender un puente de diálogo con el Gobierno de Álvaro Uribe.

DISPOSICIÓN A EXPLORAR

Las FARC soportan una ofensiva liderada por el Gobierno de Uribe que les ha obligado a replegarse a apartadas zonas montañosas y selváticas.

En el pasado el grupo rebelde, que ha perdido a varios de sus comandantes, mientras que miles de sus combatientes han desertado, descartó una negociación de paz con Uribe, a quien critican por su política de guerra que tiene el apoyo de Estados Unidos.

"Nuestra disposición a explorar posibilidades hacia el canje humanitario y la paz con justicia social que es hoy el clamor y la necesidad más urgente y sentida de toda la nación, continúa invariable", sostuvo la guerrilla en su misiva.

Las FARC mantienen secuestrados en la selva a 28 personas que buscan intercambiar con el Gobierno por miles de guerrilleros encarcelados.

La guerrilla exige que el Gobierno retire el Ejército y la policía de una zona montañosa de 780 kilómetros cuadrados para que sus delegados se reúnan con los del Gobierno para negociar un acuerdo humanitario, pero Uribe se niega a entregar el control de la región durante 45 días.

Las posiciones inflexibles de las partes han impedido llegar a una solución al drama de los rehenes, algunos de los cuales llevan más de 10 años secuestrados en la jungla.

En julio el Ejército rescató a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 efectivos de las Fuerzas Armadas en poder de las FARC, mientras que el fin de semana el ex congresista Oscar Tulio Lizcano consiguió la libertad después de huir con un guerrillero.

La disposición de la guerrilla de iniciar un diálogo exploratorio con representantes de la sociedad contrastó con una información de un funcionario del Gobierno, quien reveló la existencia de un plan de las FARC para cometer atentados contra el presidente Uribe, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, en respuesta a los recientes golpes de las Fuerzas Armadas.

Más noticias de Política y Sociedad