Público
Público

Fármaco popular para dormir puede dejar a las personas atontadas

Reuters

Por Maggie Fox

Una medicina popular para dormirpuede dejar incluso a las personas mayores más saludablesatontadas y con una mayor propensión a caerse y sentirseconfundidas cuando se despiertan, señalaron investigadoresestadounidenses.

El fármaco, conocido genéricamente como zolpidem, pareceactuar de una manera amplia en el cerebro y tiene un efectodesconcertante por al menos media hora después del despertar,informaron los expertos en Journal of the American GeriatricSociety.

Algunas marcas son Ambien, Zolpimist, Edluar, Hypogen,Somidem e Ivedal.

Las personas no deberían evitar el consumo de estemedicamento, pero sí tendrían que conocer sus efectos, aconsejóel equipo de Kenneth Wright, de la University of Colorado enBoulder.

"Si uno conoce a alguien que, aun cuando toma medicaciónpara dormir, se levanta en medio de la noche para ir al baño,esa persona debería estar al tanto de que corre mayor riesgo decaerse", dijo Wright.

Si una pareja viaja, añadió el experto, quizá deberíanevitar tomar ambos al mismo tiempo un fármaco como éstemientras duermen en instalaciones desconocidas.

"Esto también insta al desarrollo de nuevas medicinas parael sueño, que sean efectivas pero más seguras", indicó Wright.

El equipo de Wright evaluó a 25 adultos saludableshaciéndolos caminar en una viga apoyada en el piso para medirsu equilibrio y les realizó preguntas como problemasmatemáticos simples para evaluar su capacidad de pensamiento.

Todos tenían equilibrio perfecto y pensamiento claro cuandoeran despertados después de tomar un placebo. Pero el 58 porciento de los voluntarios mayores de 60 años se tropezó en laviga cuando se despertó luego de tomar zolpidem, dijo Wright.

"Caminan más lentamente después de haber tomado zolpidem yestán más inestables", señaló el autor. "Están mucho másaturdidos, mucho más inestables -más del doble. Se está máslento y no se puede pensar claramente", añadió.

Los efectos fueron menos pronunciados en los adultosmenores de 60 años, aunque el 27 por ciento de los voluntariosmás jóvenes también se vio afectado por el consumo de zolpidem,reveló el equipo de Wright.

"Estos son efectos temporales", resaltó el investigador.Las personas a veces están igualmente confundidas después deuna noche de mal sueño, por lo que sería importante seguirtomando la medicación cuando el médico la prescribe.

Esta medicina es extremadamente popular, con 7.000 millonesde dosis de zolpidem prescriptas en todo el mundo, expresóWright.

Otros medicamentos para dormir también tienen efectoscolaterales no deseados.

El triazolam, comercializado con nombres como Halcion,Hypam y Trilam, fue prohibido en Gran Bretaña en 1991 porquepodía causar psicosis y paranoia, pero sigue siendo legal enciertas dosis en Estados Unidos y otras partes del mundo.

Más noticias de Política y Sociedad