Público
Público

Fármacos para prevenir el cáncer de pecho tienen riesgos graves

Reuters

El tamoxifeno y otrosmedicamentos para prevenir el cáncer de mama en mujeres conalto riesgo de la enfermedad implican peligros para la salud ydeberían indicarse con precaución, aconsejó un estudiopublicado esta semana.

Los tumores mamarios son el segundo cáncer femenino másfrecuente, con 40.000 muertes por año. A las mujeres conantecedentes familiares de la enfermedad, los médicos lesindican tamoxifeno, raloxifeno o tibolona para reducir elriesgo de desarrollarla.

Para evaluar los beneficios y los peligros de esosfármacos, el equipo revisó ocho ensayos.

Las tres medicinas resultaron efectivas en la reducción delriesgo de cáncer de mama.

Comparado con el placebo, el tamoxifeno, el raloxifeno y latibolona disminuyeron un 30, un 56 y un 68 por ciento,respectivamente, ese peligro. Eso equivale a entre siete y 10casos anuales menos de cáncer de mama por cada 1.000 mujeres.

Pero, también, el equipo observó que el tamoxifeno y elraloxifeno elevan el riesgo de formación de coágulossanguíneos, que el tamoxifeno aumenta las posibilidades depadecer cáncer endometrial y que la tibolona incrementa elriesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

Aún así, el riesgo absoluto de sufrir esos problemas espequeño y, en muchas mujeres, las ventajas de tomar esosfármacos seguramente superen sus contras, escribió en Annals ofFamily Medicine el equipo de la doctora Heidi D. Nelson, de laOregon Health and Science University, en Portland.

Frente al placebo, el tamoxifeno y el raloxifeno elevaronun 93 y un 60 por ciento, respectivamente, el riesgo deformación de coágulos, lo que equivale a entre cuatro y sietecasos más por año cada 1.000 mujeres.

El tamoxifeno estuvo también asociado con el doble deriesgo de desarrollar cáncer endometrial, lo que equivale acuatro casos más del cáncer por cada 1.000 mujeres por año. Latibolona elevó el riesgo de ACV, en especial en mujeres mayoresde 70 años.

El equipo sugiere que los médicos tengan cuidado alprescribir esos fármacos para prevenir el cáncer de mama, yaque se necesitan más estudios para determinar qué pacientes sebeneficiarían más con la menor cantidad de daño.

FUENTE: Annals of Family Medicine, septiembre/octubre del2009

Más noticias