Público
Público

Las feministas no ven posible un consenso sobre el aborto

Varios colectivos piden en Madrid el derecho a la libre interrupción del embarazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pepa es una mujer cualquiera, sin edad concreta, ni trabajo específico, ni clase social determinada. '¡Quiero abortar!'. Es la decisión que toma al descubrir, nerviosa, que está embarazada. Entonces, comienza su peregrinaje para conseguir su deseo: abortar libre y gratuitamente. La misma reivindicación del '¡nosotras parimos, nosotras decidimos!' de hace más de 30 años, pero escenificada con un poco de arte.

La Asamblea Feminista organizó ayer una mini obra teatral en la plaza del Museo del Reina Sofía en Madrid a favor de la libre interrupción voluntaria del embarazo. Coincidiendo con el Día Internacional por la Despenalización del Aborto, exigieron la normalización del aborto en la sanidad pública, su exclusión del Código Penal y el respeto al derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo.

La portavoz de la plataforma, Natividad García, aprovechó para criticar que conocieron la intención del Gobierno de redactar una nueva legislación del aborto a través de la prensa. También alertó de la imposibilidad de que sea una norma de consenso, como persigue el Ejecutivo. '¿Cómo pretenden consensuar con la Iglesia y los grupos pro-vida si es una cuestión de derechos de la mujer?', se preguntan.

El público asistente al acto reivindicativo, mayoritariamente femenino, vio cómo Pepa topó con la incomprensión de su familia. Luego, se enfrentó al rechazo del médico de la Seguridad Social, que le derivó al trabajador social, que, a su vez, le envió a la sanidad privada.

Allí, agredida por grupos pro-vida, terminó pagando mucho dinero para, finalmente, ser castigada por el Código Penal, representado por una actriz disfrazada de guardia civil. Esta obra incluyó a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y al presidente de los obispos, Antonio María Rouco Varela, en el lobby antiabortista.

Con carteles que rezaban 'Son mis ovarios, ni de curas ni de machos', o 'Demasiado dura su machista dictadura', estas mujeres exigieron agilizar los trámites para abortar, interrupciones de la gestación de menos de 12 semanas en la atención primaria, respaldo institucional a los médicos, incluir el aborto en la carrera de Medicina, reforzar la educación sexual en la escuela y la píldora postcoital gratis, entre otras demandas.

'¡Fuera el aborto del Código Penal!' y '¡aborto libre y gratuito!' Con estas proclamas se cerró el evento, en el que la Asamblea Feminista denunció que sólo el 2% de los abortos se realizan en la sanidad pública. Además, la Plataforma por una Ley del Aborto convocó también manifestaciones en Barcelona, Huesca, Vitoria y Oviedo.

En la localidad madrileña de Villalba, unos 250 vecinos se manifestaron ayer contra la apertura de un nuevo centro de interrupción del embarazo con gritos de 'queremos soluciones y no trituraciones' o 'ninguna mujer quiere abortar'.

La Plataforma ‘Villalba por la Mujer' ha enviado 3.000 firmas a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para que nunca se inaugure el centro. Una de las familias asistentes rechazó, incluso, que se abra en otro municipio de la región porque el aborto 'nunca es la solución, sino un asesinato'.  

Más noticias en Política y Sociedad