Público
Público

La FIA no se pronuncia sobre la supuesta participación de Mosley en un escándalo sexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) no ha hecho comentarios ante la supuesta participación de su presidente, Max Mosley, en un escándalo sexual de connotaciones sado-nazis con cinco prostitutas, tras la publicación de unas comprometidas fotos por el tabloide británico "News Of The World".

El dominical publica la historia en portada y señala que el máximo mandatario de la FIA, del que aparecen imágenes en actitudes menos que decorosas extraídas de un vídeo, participó en una "orgía depravada al estilo nazi con cinco prostitutas en una mazmorra de tortura".

En el mencionado vídeo, de cinco horas de duración, se ve cómo Mosley, siempre según este periódico, "interpreta el papel de comandante en un campo de concentración" y, entre otras cosas, "da órdenes en alemán a las prostitutas, a las que golpea en el trasero con un látigo".

La FIA declinó hacer comentarios al respecto y simplemente recordó que se trataba de "un asunto entre Mosley y el periódico en cuestión".

"Entendemos que los abogados de Mosley se han puesto ya en contacto con ese rotativo y la FIA no hace comentarios", señaló un portavoz de la federación de automovilismo a los medios británicos.

"News Of The World" recuerda que Mosley, casado desde 1960, es hijo de Sir Oswald Mosley, amigo personal de Adolf Hitler.

El mencionado vídeo fue grabado supuestamente en una lujosa propiedad situada cerca del Támesis, en la zona de Chelsea, el pasado viernes.

Según el periódico, tras el maratón sexual, las chicas bebieron vino durante los últimos diez minutos, mientras que Mosley se decantó por una taza de té.

Karen Pollock, directora ejecutiva de la Fundación sobre el estudio del Holocausto, calificó el vídeo, en declaraciones que publica el diario The Times, de "depravado" e indicó que se sentía "desolada".

Bernie Ecclestone, patrón de la Fórmula 1 y allegado de Mosley, confesó su sorpresa ante lo publicado pero no consideró oportuno que el presidente de la FIA tuviera que dimitir.