Público
Público

El fiscal recurre la fianza de la etarra Aranalde y pide medidas para vigilarla

EFE

La Fiscalía de la Audiencia Nacional recurrirá hoy la decisión del juez Eloy Velasco de imponer una fianza de 12.000 euros a la etarra Maite Aranalde para eludir la prisión, así como las medidas cautelares impuestas para cuando salga de prisión, y ha propuesto que la Policía la vigile permanentemente.

Fuentes fiscales han explicado que el Ministerio Público presentará hoy ambos recursos contra los autos de Velasco en reforma (ante el propio juez), y subsidiariamente, en apelación (ante la sala de lo penal), al considerar que existe un alto riesgo de fuga de la etarra, extraditada por Francia el martes y que esta tarde quedará en libertad tras abonar la fianza de 12.000 euros.

Velasco acordó esta medida y ayer le retiró el pasaporte y le impuso la prohibición de salir del territorio nacional, además de fijarle comparecencias semanales.

La Fiscalía entiende que la medida de prisión bajo fianza "no tiene sentido" si existe riesgo de fuga y el juez le ha impuesto comparecencias semanales, que consideran "insuficientes", por lo que ha pedido sean diarias y que se impongan medidas cautelares que garanticen la imposibilidad de la huida de la etarra

De momento, Aranalde ha sido extraditada por Francia para enjuiciarla por un delito de tenencia de explosivos como miembro de un grupo de apoyo al "comando Donosti" de ETA por el que previsiblemente será absuelta, ya que la Audiencia Nacional declaró inocente en 2007 a un coimputado, Iker Olabarrieta, al que se atribuían los mismos hechos.

Por esa razón, Velasco rechazó adoptar contra ella una medida cautelar más contundente como sería la prisión provisional, que sí podría haberse acordado en otra de las causas en las que está imputada -la colocación de varios artefactos explosivos en gasolineras de Madrid en plena operación salida del puente de la Constitución en 2004- de haber llegado la documentación de Francia.

Ahora, la Audiencia Nacional queda a la espera de que las autoridades francesas resuelvan la orden de detención y entrega (OED) librada contra Aranalde por estos hechos, momento en el que sería citada de nuevo ante el juez y la Fiscalía podría instar su ingreso en prisión.

Maite Aranalde también estaba reclamada por otra causa abierta en el Juzgado Central de Instrucción número 2 por colaboración con organización terrorista, aunque su defensa ha aportado la sentencia dictada en junio de 2008 por la Cámara Correccional del Tribunal de Gran Instancia de París que la condenó a seis años de prisión por asociación de malhechores con fines terroristas.