Público
Público

Fiscalía mexicana confirma 116 cadáveres hallados en fosas clandestinas

EFE

Un total de 116 cadáveres han sido hallados en los últimos días en varias fosas clandestinas en el municipio de San Fernando, en el norteño estado mexicano de Tamaulipas, informó hoy la fiscal general, Marisela Morales.

La titular de la Procuraduría General de la República (PGR) señaló en un mensaje ante los medios de comunicación que son 116 y no 120 como había informado una horas antes la fiscalía de Tamaulipas.

"Al día de hoy se confirma el hallazgo de un total de 116 personas fallecidas", encontradas en varias fosas clandestinas en San Fernando, dijo Morales, sin dar detalles de por qué la diferencia de números con la fiscalía de Tamaulipas.

Morales atribuyó estos hechos "en principio" a la organización criminal de Los Zetas y dijo que hasta el momento han sido capturadas 17 personas; la última de las detenciones ocurrió la madrugada de hoy y se trató de Johnny Torres Andrade.

Las fosas comenzaron a ser descubiertas la semana pasada a raíz de varias denuncias sobre el secuestro de personas que viajaban a bordo de autobuses de pasajeros rumbo a la ciudad de Reynosa, en la frontera con Estados Unidos, entre el 19 al 31 de marzo.

La fiscal también indicó que 34 peritos han practicado necropsias a 72 cuerpos, por lo que se tiene ya identificación de ADN para que personas que busquen a un familiar desaparecido en esta fechas y por esa región acudan ante las autoridades.

En el mismo acto, el ministro de Gobernación, Francisco Blake, informó que el Gobierno federal ha decidido mantener un despliegue de soldados y de agentes federales en la zona "hasta detener a todos los delincuentes involucrados" y restablecer las condiciones de seguridad para que la policía local tenga la capacidad de hacerse cargo.

Blake apuntó que además la PGR y la fiscalía de Tamaulipas continuarán con las investigaciones, y se enviará información de las víctimas a otras fiscalías de estados que pudieran tener desaparecidos.

El Gobierno federal reforzará y mantendrá un dispositivo permanente de seguridad en las carreteras de la región noreste del país.

También estuvo presente el gobernador de Tamaulipas, Egidio Torres, quien expresó su compromiso de colaborar con las autoridades federales en lograr la seguridad del estado, uno de los más castigados por la violencia, en particular por la guerra que libran los carteles de las drogas Los Zetas y del Golfo.

El ministro Blake dijo que los hechos de San Fernando muestran el perfil despiadado y la ambición sin límites de las organizaciones criminales en su errónea búsqueda de un predomino regional sobre la sociedad y el estado de Tamaulipas.

Además, manifestó que estos hechos evidencian "la fragilidad institucional local" para actuar oportunamente y enfrentar con eficacia a la delincuencia, además de que existe un "involucramiento de agentes de seguridad local en el crimen".

Más noticias de Política y Sociedad