Público
Público

La Fiscalía pide 20 años de prisión para el ex jefe militar de ETA "Súsper"

EFE

La Fiscalía del Tribunal Especial de lo Criminal de París pidió hoy 20 años de prisión para el ex jefe del aparato militar de ETA Juan Ibón Fernández Iradi, "Susper", por extorsión de fondos y otros cargos.

El Ministerio público solicitó penas de entre cinco y quince años de cárcel para los otros cuatro presuntos etarras juzgados junto a "Súsper".

El fiscal, Christophe Teissier, subrayó que Fernández Iradi "aparece como el jefe del aparato militar" de ETA entre septiembre de 2002 y su arresto en diciembre de ese mismo año.

También agregó que los papeles que se le incautaron demuestran que "se ocupó de todos los aspectos del aparato militar", lo que le le convierte en responsable del delito de extorsión de fondos procedentes del impuesto revolucionario.

El representante del Ministerio Público pidió cinco años de cárcel para la compañera de Fernández Iradi, Beltzane Obanos, y sugirió que esa pena no exija el reingreso en prisión de la única que comparecía libre en este juicio.

Teissier pidió quince años de cárcel para la que fuera brazo derecho de "Súsper", Lorena Somoza, arrestada junto a éste y a Obanos en la misma operación policial en diciembre de 2002.

El fiscal reclamó diez años de cárcel para Mikel Miren Otegi y para Aloña Muñoa, una pareja de etarras miembros de la estructura de la reserva, detenidos en febrero de 2003 en un pueblo del País Vasco francés gracias a los papeles incautados a "Súsper".

El representante del Ministerio Público requirió, en caso de ser condenados, que todos menos Obanos cumplan de manera efectiva al menos dos tercios de sus respectivas sentencias de cárcel.

Igualmente solicitó para esos cuatro acusados que se les prohíba definitivamente la estancia en territorio francés una vez hayan cumplido las condenas.

La última jornada del juicio, que empezó el pasado día 5, se abrió bajo la sombra de la explosión de una furgoneta bomba atribuida a ETA ante un cuartel de la Guardia Civil en el País Vasco español, que causó la muerte de un agente y heridas a otros cuatro.

Durante su requisitoria, Teissier hizo alusión al asesinato del guardia civil, tras poner el acento en que "el aparato militar está en el centro del dispositivo de terror" de ETA y "es directamente responsable" de sus acciones.

Tras la Fiscalía, la abogada defensora, Yolanda Molina, calificó de "paradoja" que se pueda condenar a "Súsper" por extorsión de fondos al haber estado menos de tres meses al frente del aparato militar, cuando los dos que le habían precedido en ese puesto, José Antonio Olarra Guridi, y Ainhoa Múgica Goñi, ni siquiera han sido imputados por esa razón.

Antes de que los magistrados se retirasen a deliberar con vistas a anunciar su veredicto hoy mismo, Fernández Iradi aprovechó su última intervención para -sin abordar los hechos que se le reprochan- asegurar que los etarras "no somos malhechores" sino que luchan "por la libertad de nuestro país".

"El País Vasco va a ser una nación libre, tarde o temprano", afirmó el que fuera dirigente de la banda terrorista, quien pidió a los jueces que no añadan "más represión" y que contribuyan a "resolver el conflicto".

A Fernández Iradi se le acusa de extorsionar a empresarios vascos y navarros a los que ETA reclamó el conocido como "impuesto revolucionario" cuando estaba al frente del aparato militar, entre octubre de 2002 y su primer arresto en diciembre de ese año.

Igual que él, están acusados de receptación de fondos procedentes del impuesto revolucionario Somoza (32 años) y Obanos (30 años).

Más noticias de Política y Sociedad