Público
Público

La Fiscalía replica al PP que sí investigó Mercasevilla

Sus pesquisas permitieron acusar a un cargo de la Junta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía de Sevilla respondió ayer al PP, partido que la había acusado públicamente de 'no hacer nada' en el caso Mercasevilla durante dos meses, que sí investigó el asunto. En una nota de prensa, afirma que abrieron las oportunas diligencias de investigación al día siguiente de recibir de la Junta de Andalucía una grabación en la que los entonces gerentes de Mercasevilla, una empresa pública del Ayuntamiento (PSOE e IU), pedían comisiones de 450.000 euros a los empresarios del Grupo La Raza.

Ese mismo día, 17 de febrero, la Fiscalía ordenó a la Policía la transcripción de la cinta y la identificación de quienes aparecían en ella. También se acordó citar a un testigo. Una vez recibida la transcripción, según la nota firmada por el teniente fiscal, Antonio Ocaña, el Ministerio Público encargó a la Policía que abriera una investigación.

González Pons había acusado a los fiscales de 'no hacer nada'

El 3 de abril, dos días después de que Abc desvelara el escándalo, la Fiscalía recibió el informe policial y procedió a tomar declaración a los principales imputados en la investigación.

Estas pesquisas fueron las que llevaron a la imputación en el caso de los solicitantes de los 450.000 euros, los ex directivos de Mercasevilla, Fernando Mellet y Daniel Ponce, ya expulsados del PSOE, y del delegado de la Consejería de Empleo en Sevilla, Antonio Rivas. Éste, que sigue en el cargo, se querelló contra Mellet por haberle implicado.

Esteban González Pons, vicesecretario general de Comunicación del PP, denunció el martes pasado que la actuación de la Fiscalía en este caso probaba su 'doble vara de medir'. 'No hay detenidos, ni prisiones preventivas, ni filtraciones, ni portadas...', se explayó. Su conclusión: cuando los políticos son del PSOE 'se deja que la inercia conduzca a la impunidad'. A Pons ya se le han olvidado, entre otras, las imágenes de los alcaldes de Estepona y Alcaucín (Málaga), ambos del PSOE, detenidos, esposados y enviados a prisión. Los dos fueron expulsados del partido.

El Ministerio Público niega haber recibido directrices

Ocaña asegura en la nota que la Fiscalía de Sevilla 'no recibió ninguna instrucción específica o particular sobre el caso desde la Fiscalía General del Estado'. González Pons había afirmado el martes: 'Si estas grabaciones en lugar de referirse al PSOE se hubiesen referido a una comunidad gobernada por el PP habría intervenido el Fiscal General del Estado, la UDEF, la Audiencia Nacional y habría prisiones incondicionales y gran escándalo periodístico'. A Pons, sin embargo, no le interesó recordar que la investigación del caso se inició después de que la Junta de Andalucía entregara las cintas, que había recibido de los propios empresarios, a la Fiscalía.

El Ministerio Público, tras tomar declaración a los primeros sospechosos, prosiguió su investigación, y pidió informes y documentación a la Consejería de Empleo, que había concedido una subvención a Mercasevilla para una escuela de hostelería. Mellet y Ponce, en la grabación, ponen a los empresarios como condición para acceder a esa ayuda, el pago de los 450.000 euros.

Entonces, el PP, en una maniobra orquestada por Juan Ignacio Zoido, ex juez decano de Sevilla, decidió llevar el caso directamente a un juzgado. Así lo explica la Fiscalía: 'Antes de mediar tiempo para la práctica de otras pruebas, se tiene conocimiento de la formulación de una denuncia por el Partido Popular con fecha 24 de abril de 2009'.

El caso pasó entonces al juzgado de instrucción 6 de Sevilla, que amplió la investigación a todas las subvenciones recibidas de Empleo por una fundación de Mercasevilla. El Ministerio Público envió todas sus actuaciones a la jueza Mercedes Ayala. 'Consideramos que se sigue la línea de investigación iniciada y que se amplía en base a la documentación previamente pedida', sostiene la Fiscalía. Para el PP, esto es estar 'dos meses sin hacer nada'.

Más noticias en Política y Sociedad