Público
Público

Flórez alega que quería poner en evidencia los fallos del CESID

El ex espía asegura que las cartas en las que ofrecía información a Rusia eran ficticias y formaban parte de un "supuesto práctico"

EFE

El ex agente de los servicios secretos españoles Roberto Flórez ha asegurado hoy que las cartas en las que ofrecía información a Rusia y que fueron encontradas en su domicilio eran parte de un "supuesto práctico" con el que quería evidenciar las deficiencias de seguridad de lo que entonces era el CESID.

Así lo ha declarado Flórez en la primera sesión del juicio que se celebra a puerta cerrada en la Audiencia Provincial de Madrid y en el que se enfrenta a una petición de doce años de prisión de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado por un delito de traición, ya que está acusado de vender información a los servicios secretos rusos entre 2001 y 2004.

El ex espía, según ha explicado su abogado, Manuel Ollé, ha dicho al tribunal que las cartas formaban parte de un "supuesto práctico" que realizó en 2001 para una monografía encargada por el propio CESID —desde 2002, Centro Nacional de Inteligencia (CNI)— y que nunca se llegaron a enviar a su supuesto destinatario, el número tres de la embajada rusa en Madrid, Petr Melnikov.

Flórez, eso sí, ha añadido que, finalmente, las cartas no fueron incluidas en el documento, con el que pretendía poner en evidencia las deficiencias de seguridad de los servicios secretos españoles. Respecto a las razones por las que se abrió una investigación que llevó a su detención en Tenerife en 2007, ha dicho que había "ciertos sectores" del CNI en los que "no era bien visto y no era simpático".

En una de las cartas —fechada en diciembre de 2001 y dirigida a Melnikov—, Flórez ofrecía información a Rusia porque se consideraba "una persona de izquierdas" y por su "posición personal contra la política exterior de Estados Unidos", según consta en los escritos de acusación de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado.

Su abogado ha insistido en que las cartas eran "figuradas", que formaban parte de la documentación con la que estaba trabajando el ex agente para la monografía que le habían encargado sus superiores y que finalmente decidió no incluirlas porque el momento de su entrega coincidió con los cambios en la estructura, organización y dirección del centro. "En el momento en el que terminó la redacción de esas cartas, las metió en una bolsa y en esa bolsa se quedaron hasta el día en que fue detenido y ya no hizo nada más con ellas", ha subrayado Ollé.

Durante la sesión de hoy también ha declarado, en calidad de testigo, el ex director general del CNI Alberto Saiz. "He llegado al límite en mis declaraciones, he llegado hasta donde podía llegar con el ánimo de ayudar a la Justicia y de que todo quede lo suficientemente claro", ha subrayado tras su declaración.

Sin embargo, el abogado de Flórez ha afirmado que Saiz se ha acogido a su derecho a no contestar "por razones de seguridad" a la mayoría de las preguntas que se le han formulado y que no ha dado ningún detalle cuando se le ha preguntado "cuándo, cómo, a qué servicios, a quién, de qué manera y si percibió algún tipo de remuneración".

"No se ha aportado prueba alguna en la que hubiera evidencia de que Roberto Flórez hubiera ofrecido o vendido información clasificada como secreta o reservada a servicio secreto o Estado alguno", ha concluido Ollé. La vista continuará mañana con la declaración de un agente del CNI y de varios policías y guardias civiles que intervinieron en la investigación de los hechos.

Más noticias de Política y Sociedad