Público
Público

El FMI pronostica una caída del 3% de la economía española en 2009

Prevé una contracción del 0,7% en 2010 y un paro por encima del 19%. La economía mundial se enfrenta a la peor recesión desde la Gran Depresión y caerá un 1,3% este año

PÚBLICO.ES / AGENCIAS

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado sus previsiones de crecimiento para la economía española, para la que pronostica una contracción del 3% en 2009 y del 0,7% en 2010. En su anterior estimación de enero auguraba una caída de la actividad del 1,7% este año y del 0,1% en 2010.

Asimismo, las proyecciones de crecimiento contenidas en la última edición del informe Perspectivas de la Economía Mundial auguran una caída de la actividad para el conjunto de la economía mundial del 1,3% este año y un moderado crecimiento del 1,9% el año próximo.

La anterior estimación preveía un crecimiento del 0,5% este año y un repunte del 3% en 2010, en el contexto de la "más profunda recesión global desde la Gran Depresión".

La institución internacional prevé que las economías desarrolladas sufrirán una contracción del 3,8% en 2009, frente al 2% pronosticado en enero, mientras que en 2010 no registrarán crecimiento, frente al 1,1% previsto anteriormente.

En concreto, el FMI espera que la actividad de EEUU caiga un 2,8% este año y se estanque el año próximo, frente a las anteriores previsiones de una contracción del 1,6% este año y de un crecimiento del 1,6% en 2010.

Asimismo, el Fondo prevé un retroceso en 2009 del 4,2% en la actividad económica de la eurozona y del 0,4% en 2010, duplicando las previsiones de caídas de su informe de enero, lastrada por la previsión de caídas este año del 5,6% en Alemania, el 4,4% en Italia y el 3% en Francia.

En el caso de Japón, los pronósticos del FMI auguran una contracción del 6,2% en 2009, frente a la anterior previsión del 2,6%, aunque el Fondo prevé que en 2010 se sitúe entre los escasos países avanzados que registre crecimiento al repuntar un 0,5%, una décima menos de la previsión de enero.

Los datos del paro son igual de descorazonadores y coinciden con los ofrecidos por el Banco de España a principios de mes: la tasa de paro alcanzará el 17,1% a finales de este año y estará por encima del 19% e 2010.

De este modo, la institución dirigida por Dominique Strauss-Kahn advierte de que, aunque se espera un repunte del crecimiento en 2010, la tasa estimada del 1,9% se situará "muy por debajo del potencial" y reconoce que la estabilización financiera "llevará más tiempo del previsto".

"La línea de base apunta que las tensiones en los mercados maduros se mantendrán hasta bien avanzado 2010 y sólo mejorarán lentamente a partir de que se produzca una mayor clarificación sobre las pérdidas vinculadas a activos tóxicos", señala el informe, que advierte de que el proceso de eliminación de estos activos 'tóxicos' y de reducción del apalancamiento será "prolongado".

Las previones del FMI coinciden con los indicadores de las últimas semanas que empiezan a mostrar señales de que se está frenando el brusco deterioro de la economía española. Los de afiliación a la Seguridad Socia, un termómetro del empleo, ya no cae con tanta fuerza y los aumentos del paro registrado son menores que los de otros meses. El perfil de otros indicadores también se suaviza, como el de los impagos.

Otros indicadores parecen despuntar: el Índice Sintético de Actividad que elabora el Ministerio de Economía, que anticipa la tendencia del PIB, parece haber roto la tendencia descendente que mantenía desde hace un año. Y el indicador adelantado de la OCDE muestra que la economía española estaría cerca de tocar suelo. En el sector inmobiliario, las tasaciones de pisos han subido un 37% en el primer trimestre respecto al final de 2008, y el Ibex 35 de la bolsa lleva 6 semanas subiendo. Todos ellos unos datos que invitan a pensar que ya existe algo de luz al final del túnel.

El FMI constata también que los bancos están sujetos en España a presiones a la vez que están aumentando los préstamos dudosos debido a la desaceleración del mercado de la vivienda y por el aumento del paro, lo que aconsejaría planes de contingencia.

En este sentido, el FMI considera oportuno la disposición de las autoridades de actuar según sea necesario, centrando la atención en las soluciones basadas en criterios de mercado y complementadas con el suministro de capital, en caso de ser necesario, para evitar posibles presiones sistémicas.

También señaló que las Cajas de ahorro requieren una estrecha supervisión debido a la vulnerabilidad que les ha causado su dependencia del sector inmobiliario.

Sin embargo, el FMI observa con satisfacción un clima de aceptación creciente de fusiones interregionales, además de considerar que un mayor "uso de las acciones de participación", si fuera preciso, reforzaría los balances.

Más noticias de Política y Sociedad