Público
Público

La fotógrafa Isabel Tallos juega a "desorientar" en "Espacios de tiempo"

EFE

Con voz risueña, la artista madrileña Isabel Tallos, que presenta hoy en la galería Inés Barrenechea de Madrid su reciente serie "Espacio de Tiempo", dijo a Efe que lo que busca con su obra es "desorientar" e "inquietar" al espectador.

Ese trabajo reúne quince instantáneas en blanco y negro, en las que Tallos ha evolucionado con respecto a anteriores trabajos por el uso de la monocromía y por la disposición de los modelos en un espacio denso como es el hielo.

A pesar de su juventud, Tallos (Madrid, 1983) es uno de los artistas que se encuentran en ferias como ARCO y que llegó al circuito desde que en el festival internacional de fotografía PhotoEspaña 2007 presentase su portfolio en el apartado "Descubrimientos".

Y también con "Claudias", una serie de tres tomas fotográficas producidas en 2009 con "el camisón de la noche de bodas de su abuela", en la que aparece ella "volando" y el sentido de "gravedad" y la dirección de sus gestos y escorzos se marcan a través de las luces que se refleja en el raso del camisón que cosió su abuela.

En "Espacio de Tiempo", que permanecerá abierta desde hoy y hasta el próximo 28 de mayo, Tallos ha colocado a sus modelos -la mayoría amigos suyos- en hielo que les cubre todo el cuerpo o zonas como las piernas.

Con los cubos de hielo, Tallos juega con el doble concepto a nivel implícito y explícito del término congelación: la fotografía congela un momento y el cuerpo está sumergido en agua helada.

"La relación del cuerpo con el espacio que le rodea" es una constante en la obra de esta artista que hasta la fecha fotografió el cuerpo flotando en un espacio etéreo o sólo en un espacio en el que estaba sentado, tumbado o de pie.

En "Espacios de tiempo", ha retratado las figuras desnudas dentro de bloques de hielo que muestran "el recubrimiento del aire" que rodea a la persona, es decir, que "el aire se vuelve tangible" mediante el agua solida que atrapa al modelo.

A diferencia de anteriores proyectos, ella tan sólo aparece en una de las instantáneas, al contrario que en otros trabajos en los que la artista es también el modelo como en el ya citado "Claudias" o en "Check-in", según comentó.

"Espacios de tiempo" surgió en 2007, cuando produjo tres imágenes que se quedaron "abandonadas". Pero fue este año cuando dio continuidad a esas imágenes que fructificaron en quince tomas, según contó Tallos en entrevista telefónica con Efe.

Sus proyectos anteriores: "Lucía", "Claudias", "Encriptadas", "Deshabitadas", "Inhabitados", "Incubadoras", "Agüero", "Ingrávitas" e "Incúbitas", se mueven de esta manera entre la "performance" y la fotografía.

Ella posa en un gran número de las imágenes que después manipula con el ordenador porque le gusta trabajar en "soledad" y le cuesta transmitir al modelo la imagen que tiene ya en su mente, según contó.

Aunque le encanta el vídeo, la fotografía es el medio en el que está trabajando desde hace un tiempo. "La fotografía es fascinante", indicó.

En la sociedad actual, "la foto es el medio cotidiano de la realidad" que a diferencia del cine que lo definió como "el medio de la ficción".

De esta manera unas imágenes con el fondo negro en las que se ve a una persona acurrucada dentro de un hielo, tumbada dentro de un cubo de agua congelada o una persona de pie con la mitad de las piernas metidas en un gran cubo de hielo, derivan de un sentimiento de claustrofobia, según comentó la artista.

Con "Espacios de tiempo", los espacios cerrados helados en los que el paso del tiempo es silencioso, casi como si no transcurriera. El silencio que admira de la obra de artistas como el escultor español Juan Muñoz y que en el caso de Tallos es etéreo y hay una ausencia de color.

Más noticias