Público
Público

El francés Levet guillotina a Fisher en el desempate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En un año propicio para la salida del cascarón de muchos deportistas jóvenes, Marbella y su campo de Aloha, sede del Open de Andalucía de golf, fueron el escenario ideal para que un veterano del circuito europeo como el francés Thomas Levet destrozará tras un desempate los sueños de gloria de un inglés de 19 años, Oliver Fisher.

Cuando el golf inglés estaba a punto de destapar a otro referente para una nueva generación, apareció Levet, ya superada su enfermedad de vértigos, y enterró esos deseos.

Con Nick Faldo ya retirado, Lee Westwood (34 años) retocando su "swing" y Luke Donald y Paul Casey rozando la treintena, Fisher hizo todo para salir del cascarón, pero le traicionó su bisoñez.

Levet, que roza los 40 años y un viejo zorro del Tour, le atrapó en unos últimos hoyos trepidantes y le guillotinó en el primer hoyo del desempate.

Sobre Fisher dijo el citado Faldo (cinco Grandes) que sería la estrella del futuro, después de ganar precisamente de manera consecutiva las 'Faldo Series', entre 2003 y 2005. Ese futuro prometedor tendrá aún que esperar, pues Levet retomó la senda del triunfo que perdió hace casi cuatro años y venció, también, a sus problemas con los vértigos crónicos.

Levet sumó su cuarto título en el Tour europeo y se embolsó los 166.660 euros del torneo organizado por las empresas de los golfistas españoles Jiménez y Fernández-Castaño.

La jornada final sólo tuvo tres protagonistas en lucha por el título: Westwood, Fisher y Levet.

Westwood partió como líder, pero Fisher no tardó en tomar la delantera y a toda velocidad. Su arrolladora juventud pudo esta vez con las canas, las de Westwood, pero al final se toparía con el desparpajo de un hombre más curtido en batallas como Levet.

Cuando Fisher apabullaba a sus dos contrincantes, el algarrobo centenario del hoyo 13 se alió con los golfistas más veteranos. A los pies del enorme tronco agrietado por el paso del tiempo aterrizó la bola del joven inglés, quien tuvo que jugar por bajo y ante la dificultad se anotó un "bogey", el primero desde el viernes, después de 38 hoyos, y segundo hasta ese instante en todo el torneo.

El fallo fue algo más que un simple tropiezo, pues al joven londinense le entró el tembleque y envió al 'rough' profundo su siguiente tiro desde el 'tee'. Con otro nuevo 'bogey' el torneo se abrió para Westwood y Levet, ambos ya sólo a un golpe del todavía líder en Marbella.

Para los cuatro hoyos finales se generó un clímax dramático, que pronto se encargó de atenuarlo el joven inglés. Con dos "birdies" consecutivos puso en fila a sus dos adversarios y encaró los dos últimos hoyos, la recta final, con dos de ventaja.

En pleno aluvión de juventud, Levet no se entregó todavía, pues embocó un "birdie" en el penúltimo hoyo para colocarse a un solo tiro y trasladar la presión a Fisher, envuelto por primera vez en esta tesitura.

Al joven inglés le volvieron los tembleques y se pasó de frenada en su salida del 18. El exceso de ímpetu con el hierro largo llevó su bola al agua y le empujó al desempate. Allí, Levet sentenció con un cómodo par, mientras Fisher se peleaba por la arena del "bunker".