Público
Público

Francia descarta que el avión sufriera problemas antes del despegue

El primer informe sobre los hechos se presentará a finales de junio, aunque será difícil recuperar las cajas negras del avión

PÚBLICO.ES/AGENCIAS

Las autoridades francesas han comparecido esta mañana en una rueda de prensa en París en la que han declarado que carecen de datos para afirmar que el avión de Air France tuviera problemas antes de despegar de Río de Janeiro.

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA, por sus siglas en francés) ha comunicado que 'ningún elemento lleva a pensar que el avión tenía un problema antes de partir de Río'.

En una conferencia de prensa celebrada cerca del aeropuerto de Roissy Charles de Gaulle, responsables de la BEA añadieron que a finales de junio intentarán publicar un primer informe sobre lo sucedido.

Sin embargo, adelantaron que no son muy optimistas en cuanto a la recuperación de las cajas negras del avión por el lugar en el que pudo caer el avión, una zona del Atlántico de gran profundidad.

'La investigación será difícil', declararon los responsables de la BEA, que señalaron que es de muy difícil acceso la zona en la que se han encontrado los restos avistados por el Ejército brasileño y que París considera que pertenecen al avión de Air France.

'No habrá secretos, las transparencia será total', agregó el representante de la BEA sobre la investigación, pero precisó: 'no hablaremos hasta que no estemos seguros'.

Varias horas antes, Francia ya había confirmado que los restos del Airbus 330 de Air France hallados por el Ejército de Brasil en la jornada de ayer en aguas del Atlántico pertenecían al avión desaparecido el lunes. Por su parte, Brasil ya ha decretado tres días de luto por las víctimas de la tragedia.

Francia está segura de que los restos avistados por los militares brasileños -boyas y trozos de asientos blancos- cerca de las costas cariocas pertenecen al avión de la aerolínea gala que desapareció de los radares el pasado lunes, y que cubría la ruta Río de Janeirp-París Charles de GaulleAl parecer, el aparato cayó al agua tras sufrir un fallo técnico al ser alcanzado por un rayo.

Un portavoz del Estado Mayor del Ejército francés explicó que, aunque habrá que hacer 'una confirmación formal' cuando se recuperen esos restos mediante un análisis técnico, ya no hay espacio para la duda.

Añadió que un avión militar francés de patrulla marítima ha sobrevolado en las últimas horas la zona en la que el Ejército brasileño ha localizado lo que parecen fragmentos del Airbus A330 que cubría la ruta Río de Janeiro-París.

Hoy está previsto que otros aviones sobrevuelen el mismo área, entre ellos una aeronave francesa Awacs que tratará de determinar el lugar exacto en el que el avión pudo haber caído en el mar para buscar las cajas negras, según el Estado Mayor del Ejército.

Si se verifica que la aeronave desaparecida cayó al mar donde los brasileños han localizado algunos fragmentos, la recuperación de las cajas negras será complicada, ya que los fondos marinos se encuentran a entre 2.500 y 3.500 metros, y la señal que éstas emiten durante unos 30 días podría ser difícil de detectar.

Un barco militar francés navega ya en esa dirección y llegará a finales de semana con el submarino articulado Nautile que puede operar con tres miembros de la tripulación pero en movimientos limitados de seis a siete kilómetros diarios.

En el aeropuerto Charles de Gaulle de París decenas de familiares de los ocupantes del aparato siniestrado siguen esperando noticias protegidos por un importante dispositivo policial para mantener la privacidad.

Esta tarde el presidente francés, Nicolas Sarkozy , participará en un homenaje religioso ecuménico a los 228 ocupantes del avión que se celebrará en la catedral de Notre Dame de París.

Dos horas antes de ese homenaje, programado a las 16.00 hora local (14.00 GMT), la Gran Mezquita de París en coordinación con el Consejo Francés del Culto Musulmán celebrará un rezo en recuerdo de las víctimas.

Cuatro buques de la marina con equipamiento para recuperación y un carguero iban a rumbo a la franja de 5 kilómetros en la que estaban esparcidos los asientos del avión, una boya naranja, cables, trozos de metal y restos de combustible, a unos 1.200 km al noreste de la ciudad costera de Recife.

El almirante Domingos Nogueira dijo que la marina estaba luchando contra el tiempo, ya que las autoridades predecían que la tarea más difícil sería encontrar las cajas negras del avión y las grabaciones de voz que contienen las pistas de por qué el avión cayó durante una fuerte tormenta en medio de la noche.

Los familiares consternados que habían rezado por un milagro vieron frustradas sus esperanzas, ya que los expertos están seguros de que todos los que viajaban a bordo habían fallecido.

Hasta ahora no se han divisado cuerpos en el reconocimiento de las fuerzas aéreas, que el martes anunció que había visto las pruebas de la catástrofe, lo que permitió a la Marina iniciar la operación de recuperación.

'Los barcos están equipados para llegar y recoger las piezas del Airbus', dijo Nogueira. 'Cada barco tiene dos buzos a bordo y barcos más pequeños para lanzarlos al mar y tratar de recuperar las piezas'.

Los helicópteros se usarían después para llevar los restos del Airbus 330 desde los barcos a una base situada en el archipiélago brasileño de Fernando de Noronha, a 700 km del lugar del accidente.

Poco antes de la pérdida de contacto a primera hora del lunes, el Airbus había enviado señales automáticas al centro de control de Air France advirtiendo de fallos eléctricos, sin que la tripulación hubiera informado de ningún problema.

La mayoría de los pasajeros del vuelo AF 447 eran franceses (61), brasileños (58) y Alemanes (26), pero también incluía a ciudadanos de otra treintena de países, incluyendo dos españoles y un argentino.

La falta de señales de socorro de la tripulación de la nave de Air France desconcierta a los expertos en aviación, que dicen que no tienen la suficiente información para entender cómo un avión tan moderno puede haber desaparecido sin dejar rastros.

La compañía francesa indicó que un rayo podría ser el responsable de las fallos y que varios de los mecanismos del Airbus, que tiene un buen historial de seguridad, podrían haber fallado.

Pero los expertos dijeron que la caída de rayos en aviones es común y que por sí sola no podía explicar un desastre.

También afirmaron que la nave podría haber sufrido un fallo eléctrica que haya afectado a los instrumentos de navegación, lo que hubiera dejado efectivamente 'ciegos' a los pilotos en medio de una zona de mal tiempo.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) dijo que dos aviones de Lufthansa que habrían cruzado la misma zona que el vuelo desaparecido de Air France media hora antes pueden ofrecer claves para la investigación.

Más noticias