Público
Público

Los funcionarios no cejan y vuelven a ocupar Madrid

La marcha se ha convocado de forma espontánea y ya son cinco días de protesta desde los últimos recortes de Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los funcionarios no están dispuestos a quedarse de brazos cruzados ante uno de los mayores recortes a sus derechos. Esta mañana han vuelto a salir a las calles del centro de Madrid, en lo que es ya el quinto día de protestas. Al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, también le ha tocado comprobar de cerca la indignación de los que van a ver recortadas sus retribuciones y prestaciones. Alrededor de 300 ciudadanos le han recibido con una sonora pitada y cacerolada en Burgos, donde ha ido a inaugurar el rehabilitado Palacio de Justicia, sede del Tribunal Superior de Castilla y León. 

Mientras, en Madrid, cientos de personas se echaban de nuevo a las calle para clamar contra la supresión de la paga extra de Navidad a los empleados públicos o la reducción de los moscosos, entre otras medidas anunciadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

De manera pacífica y portando féretros para simbolizar la muerte de los derechos sociales, la marcha comenzó a las 11 de la mañana en la Gran Vía, donde los manifestantes han cortado la calle. Más tarde han avanzado por la calle Alcalá cortando el tráfico de nuevo.

'Esto es un atraco', gritaban muchos de los asistentes, la mayoría vestidos de luto, acorde con el carácter fúnebre de la reinvindicación.

Posteriorme, y fuera del recorrido previsto y autorizado, han continuado hacia Cibeles, pasando por la Castellana para llegar al Congreso.

En principio, estaba previsto que el trayecto terminara en el número 30 de la calle Alcalá, según informaba el Colectivo Profesional de Policía Municipal de Madrid (CPPM) en un comunicado en su web. El CPPM recordaba que 'no está permitido el corte de ningún carril de la calzada', pero añadía que se preveía que la manifestación fuera 'masiva'.

Pese al carácter pacífico de la protesta, se han dado algunos enfrentamientos aislados con la Policía, que se han provocado cuando los manifestantes han variado el recorrido previsto para hacerse oir frente al Cámara baja.  Según informó en su twitter Democracia Real Ya, los antidisturbios portaban escopetas con pelotas de goma preparados para cargar, aunque no hay información de que hayan sido utilizadas.

Los asistentes han improvisado el final del recorrido, pero han cumplido con el horario que autorizó la Delegación de Gobierno en la capital, fijado a las 13:00 horas.

Un centenar de funcionarios, la mayoría trabajadores del Ministerio de Justicia, se han concentrado en la sede del Partido Popular de la calle Génova. La protesta se ha prolongado durante algo más de media hora, mientras que varios policías nacionales protegían esta sede.

'Que sea un diputado el próximo parado' o 'No a los recortes, Rajoy dimisión', han sido algunos de los eslóganes que han coreado los funcionarios mientras hacían sonar trompetas y silbatos. En una improvisada pancarta, sugerían al presidente del Gobierno dónde podía recortar gasto público: diputados, senadores, coches oficiales, pensiones vitalicias, embajadas, concejales, diputaciones o directivos de banca.

Como ya sucedió ayer, las concentraciones han sido convocadas a través de las redes sociales como Twitter o Facebook, cuyos usuarios han seguido y apoyado las protestas a través de los hashtags #graciasfuncionarios  y #FuncionarioDesobedece. El domingo por la tarde, la gran repercusión en estos medios digitales hizo que miles de personas se unieran espontáneamente a los cientos de funcionarios que habían convocado una protesta.

Ayer, el Congreso se blindó ante las protestas con decenas de agentes de Policía y sus furgones. Los asistentes pretendían acampar en la madrileña plaza de Neptuno para quedarse toda la noche. Sin embargo, varios agentes identificaron durante la madrugada a algunas de las cerca de 200 personas que se habían instalado en tiendas de campaña. Posteriormente les solicitaron que se disolvieran y levantaron pacificamente la acampada a las 2:00 de la mañana.

Aunque a las 2:10 de la madrugada, detuvieron a una persona acusada de resistencia y desobediencia, según informa Europa Press.

Policías, bomberos, profesores, sanitarios y trabajadores de la Administración pública formaron parte ayer de la protesta, en la que se corearon gritos en contra del Gobierno y se pidió la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Más noticias en Política y Sociedad