Público
Público

La Fundación Miró descubre la influencia de Frantisek Kupka en la abstracción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La influencia que Frantisek Kupka tuvo en los inicios de la abstracción centra la primera exposición retrospectiva dedicada en España a este artista checo, que puede visitarse desde hoy en la Fundación Miró de Barcelona.

La exposición, que estará abierta al público hasta el 24 de enero, reúne un conjunto de casi 80 pinturas y dibujos, procedentes de la mayor colección del artista en el mundo, que se encuentra en el Museo de Arte Moderno de París, así como documentos provenientes del fondo de Pierre Brullé, gran experto en Kupka.

De origen checo, Frantisek Kupka (1871-1957) inició su carrera en la prestigiosa Escuela de Bellas Artes de Praga, donde se consagró a la pintura académica, pero más tarde, en Viena, comenzó a interesarse por la pintura simbolista y alegórica.

Instalado en París en 1896, Kupka trabajó como ilustrador de prensa y de publicidad al tiempo que realizaba un acercamiento a las primeras vanguardias, como el fauvismo o el cubismo, si bien "manteniendo su personalidad e independencia", subraya la comisaria, Brigitte Leal.

Su interés por los escritos futuristas le llevó en 1910 a una progresiva abstracción centrada en el movimiento, el estudio de los efectos del color y la relación entre la música y la pintura.

Fruto de su reflexión es el libro "La Création dans les arts plastiques", publicado en 1913, pero a pesar de su relación con los "ismos" de la época, Kupka, recuerda Leal, "siempre fue consciente de su individualidad".

Para la comisaria, Kupka creó "una abstracción muy personal, en la que se mezclaban su interés personal por lo espiritual, con su atracción por los descubrimientos científicos y por las filosofías de Oriente y Occidente".

El resultado, añade, es "una abstracción orgánica", en la que destacan el sentido del color y el dinamismo.

Dentro de los pioneros, Kupka era un solitario, un melancólico, pero "tuvo la suerte de vivir en una ciudad en la que se desarrollaron los grandes movimientos artísticos del siglo XX y, de hecho, en 1931, fundó, junto a Auguste Herbin, Jean Hélion y otros, el grupo Abstraction-Création, que propugnaba la abstracción frente al movimiento surrealista liderado por André Breton".

Según Leal, la exposición de la Fundación Miró, patrocinada por el BBVA, pretende destacar las aportaciones de Kupka: "la fusión de los motivos 'fin-de-siècle' austríacos con las exploraciones formales de las primeras vanguardias o un interés por el movimiento, que le condujo tempranamente a la abstracción".

El escaso conocimiento que se tiene en España de la obra de Kupka contrasta con las importantes exposiciones que se han dedicado al artista en Francia, EEUU o Japón, o con el hecho de que, como apunta Leal, "su obra discurrió en paralelo a los grandes movimientos abstractos del siglo XX".

La exposición, que pretende subsanar este "injusto olvido" en España, permite entender la trayectoria de Kupka, desde sus primeras obras simbolistas hasta su última creación.

El recorrido cronológico se inicia con obras simbolistas de clara influencia austríaca como "L'arbre", "La petite fille au ballon", "Le chou", "L'eau" o "Le gamme jaune", realizadas entre 1906 y 1909.

Su decisivo salto a la abstracción toparía, no obstante, con una crítica abiertamente hostil en el Salón de Otoño de 1912, donde presentó dos versiones de "Amorfa".

De ese período se exhiben "Plans par couleurs", "Plans verticaux", "Chute" o "Étude pour Amorpha, fugue à deux couleurs".

Entre 1926 y 1933, Kupka realizó una serie de obras de temática maquinista, como "Machinisme", "L'acier travaille" o "Machine comique", en las que traslada su interés por las vibraciones y las ondas de origen físico y biofísico.

Dos grandes cuadros, "Autour d'un point" y "Lignes animées", remiten en la exposición al período 1920-30, en el que tuvo un reconocimiento tardío que coincidió con su declive físico.

El itinerario expositivo se cierra con algunas de sus últimas obras, como "Trois bleus et trois rouges", "Blanc autonome", "Plans verticaux et diagonaux nº II" o "Traits animés", esta última realizada en el año de su muerte.

Más noticias en Política y Sociedad