Público
Público

Gael García Bernal y Diego Luna se retan mutuamente en "Rudo y Cursi"

EFE

El Festival de Cine de Tribeca estrena este fin de semana "Rudo y Cursi", la ópera prima de Carlos Cuarón que reúne de nuevo al equipo de "Y tu mamá también", incluidos Gael García Bernal y Diego Luna que se retan mutuamente para extraer lo mejor de sí mismos.

"Nos ayudamos y nos retamos, competimos en cierta manera porque queremos hacerlo bien por el otro", dijo García Bernal durante un encuentro en Los Ángeles con Efe, al que también asistieron Luna y Guillermo del Toro, productor del filme.

García Bernal y Luna son la pareja cinematográfica más famosa de México. "Son como Viruta y Capulina, Pituka y Petaka o Pili y Mili", bromeó del Toro.

"Más bien como Simon y Garfunkel", se apresuró a decir García Bernal.

Su reencuentro artístico arrasó en la taquilla mexicana y se dispone a cosechar el mismo éxito desde hoy en España y el próximo mes en EEUU, cuando llegue a las salas a partir del 8 de mayo.

Los protagonistas de la cinta dan vida en esta comedia agridulce a dos hermanos del México rural que dan el salto al fútbol profesional, donde tendrán que lidiar con el lado oscuro de la fama y el dinero.

"No habíamos vuelto a trabajar juntos y fue bien padre", comentó Luna, de 29 años. "Estos personajes eran un reto y no lo hubiéramos aceptado si no lo hubiésemos hecho juntos. Fue algo vital, porque entre los dos existe un entendimiento que yo no tengo con nadie más", admitió el intérprete.

Muchos recuerdan aún la impactante intervención de ambos en ese retrato sobre la juventud que fue "Y tu mamá también", de Alfonso Cuarón, hermano mayor del director de "Rudo y Cursi", quien aquí figura como productor.

"Aún me queda cierto buqué de Diego", dijo entre risas García Bernal, de 30 años, en alusión a los frecuentes devaneos sexuales que vivían sus personajes en aquella cinta.

"Lo que empezó allí para nosotros fue el rigor cinematográfico de Alfonso, que nos permeó, al igual que su agudeza y crítica leal y honesta hacia lo que hacemos", abundó el actor.

"Surgió el deseo de producir y entender los procesos del cine, aquellos a los que los actores quedan relegados", añadió Luna, productor ejecutivo de Canana Films, junto a su compañero y amigo García Bernal.

En la película, estos hermanos procedentes de Tlachatlán comparten el sueño de construir una casa junto a la playa a su madre (Dolores Heredia). El golpe de suerte les llega cuando Batuta (Guillermo Francella), un cazatalentos del mundo del fútbol, les ofrece un contrato para jugar en el Amaranto y en el Nopaleros.

Junto con la miel del éxito, pronto llegan los problemas, como la adicción al juego y las tentaciones que afloran con la fama y el dinero.

"Queríamos ser arbitrarios con la ficción, no emular la realidad ni tomarla como pasaporte para contar la historia", dijo García Bernal. "Construimos un pueblo y un acento ficticios, hay quien nos dice que nos salió muy bien o muy mal, pero claro, ¡es que nadie ha estado allí (en Tlachatlán) porque no existe!", agregó.

"Decidimos hacer algo libre y cada propuesta nuestra que surgía sonaba más a locura, así que quisimos indagar y dar vida a esas sensaciones", continuó.

El guión, obra de Carlos Cuarón, candidato al Óscar por el libreto de "Y tu mamá también", está trufado de réplicas y contrarréplicas que harán las delicias de los aficionados a la pareja protagonista.

"La química ayuda", indicó Luna. "Pero más allá de eso está el hecho de pasar mucho tiempo con otra persona; hay cantidad de códigos e imágenes en común entre nosotros, y en un segundo nos c... de la risa", añadió.

Lo mismo sucede con el resto de la "familia": Carlos y Alfonso Cuarón, Alejandro González-Iñárritu (también productor) y Guillermo del Toro. "Existe un gran entendimiento creativo", observó Luna.

De hecho, el que el personaje de García Bernal desee ser cantante surgió durante una cena en Londres, en casa de Alfonso Cuarón, cuando el guión ya estaba concluido.

Esa confianza existente entre los responsables del rodaje propició que la cinta de Cuarón no parezca una ópera prima, según declaró del Toro.

"Él nos dio la lista de Santa Claus con las cosas que quería para la película y nosotros se las dimos", manifestó del Toro, de 44 años.

"Todos tuvimos opiniones pero él fue quien tomó las decisiones; poco a poco encontró su estilo y le imprimió a la película un ritmo de comedia maravilloso. Su narrativa es extraordinaria", aseguró. EFE

Más noticias de Política y Sociedad