Público
Público

Gallardón se refugia entre pésames tras dar por perdida 'su' ley del aborto

JUAN ANTONIO BLAY

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, no pasa por su mejor momento político. Su proyecto "estrella", la reforma de la ley de aborto vigente desde el año 2005 basada en el sistema de plazos, se encuentra en "vía muerta" en Moncloa sin que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ni la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, tengan la menor intención de sacar a la luz el texto en el Consejo de Ministro e iniciar su tramitación parlamentaria.

En medio de esa tesitura el titular de Justicia y a priori uno de los "pesos pesados" del Ejecutivo de Rajoy mantiene en las últimas semanas una discreta agenda, consciente de las horas bajas por las que atraviesa su trayectoria política en la que siempre ha pretendido mantener un protagonismo con fuerte repercusión mediática

Y en ese contexto, en la última semana el ministro Ruíz-Gallardón ha sido uno de los miembros del Gobierno que más se ha destacado en ponderar la personalidad de los dos importantes empresarios fallecidos: Emilio Botín, presidente del Banco de Santander, e Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés.

Gallardón, uno de los supuestos "pesos pesados" del Ejecutivo de Rajoy, se mantiene alejado de los focos desde hace mesesEl pasado miércoles el ministro fue el primer miembro del Gobierno en ofrecer una reacción en los pasillos del Congreso de los Diputados apenas unos minutos después de conocerse el deceso, a las puestas del Hemiciclo donde iba a dar comienzo la sesión parlamentaria de control al Ejecutivo. Tras definirlo como "una de las grandes personalidades de España" el ministro añadió: "Quiero mostrar mi compromiso y gratitud hacia Emilio Botín por ser una de las personas que más ha contribuido al fortalecimiento de España".

Cuatro días más tarde el ministro de Justicia asistía a otro rito social para trasladar el pésame a la familia de Isidoro Álvarez, a quien calificaba de "gran amigo". A la salida de la capilla ardiente instalada en la sede de la Fundación Ramón Areces, Ruiz-Gallardón se deshacía de nuevo en elogios a la hora de glosar la figura del empresario. "Es una de las personas que más ha contribuido a la creación de riqueza en España", dijo. Y sobre la compañía de distribución añadió: "Es un referente y una de las pocas empresas que mantienen una estrecha relación entre trabajadores y dirección".

Este papel de relaciones públicas del Gobierno de Rajoy ha distraído en los últimos días el punto de mira respecto a la inquietud que se vive en su entorno en el departamento que dirige ante los malos presagios que sobrevuelan sobre su iniciativa "estrella": el anteproyecto de ley orgánica de protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada, nombre oficial de la propuesta legislativa.

"En esta tarde de lunes no sabemos nada concreto", ha manifestado a Público un portavoz oficial del ministerio de Justicia sobre la tramitación del texto planteado por Ruiz-Gallardón. "No hay ningún comentario que hacer", ha añadido otro portavoz del mismo departamento sobre la debilidad política que esta situación traslada al titular de Justicia.

Las últimas declaraciones de Ruiz-Gallardón sobre esta cuestión remitían a "antes de que acabe el verano" para su tramitación. Y puntualizada que al verano al que se refería era al astrológico: el otoño entra en el hemisferio norte a primeras horas del martes día 23. En consecuencia, o el Consejo de Ministros le da luz verde a la iniciativa este viernes o el propio ministro lo descarta.

El ministro esperaba aprobar su iniciativa "estrella" antes del verano, pero en Justicia no hay constancia de que vaya a ser asíLas fuentes consultadas en el departamento de Justicia insisten en que "en la tarde de este lunes (por ayer) no hay constancia ni de una cosa ni de la otra" en relación a si será analizado en la reunión del gabinete de este próximo viernes para remitirlo al Congreso de los Diputados como proyecto legislativo del Gobierno.

Otras fuentes del PP y del grupo parlamentario se mostraban a última hora de ayer escépticos sobre un desbloqueo a la actual paralización que sufre el anteproyecto de Ruiz-Gallardón. "Si Rajoy no le ha dado el visto bueno antes de agosto o a primeros de septiembre eso quiere decir que se queda en el cajón", han explicado a Público.

La explicación se ha ido destilando desde hace meses, aunque sin un tono oficial: se trata de una iniciativa con una carga ideológica muy grande, con el marchamo del sector más reaccionario de la Iglesia católica y muy retrógrada por lo que incluso genera rechazo en no ámbitos conservadores de la sociedad.

La oposición de prácticamente todo el arco parlamentario y la fuerte contestación social, especialmente entre las mujeres, han decidido al presidente del Gobierno a no apoyar el proyecto de su ministro. En el PP se pide a Ruiz-Gallardón, una figura que genera muchas filias y fobias en su propia formación política, que "rebaje" la dureza del articulado.

Las resistencias del ministro y la dificultad para encorvar apoyar de terceros han hecho que desde el propio PP y grupo parlamentario esta iniciativa tenga más detractores que defensores. Sobre todo con un calendario electoral muy cargado en un horizonte tan cercano: en mayo comicios municipales y autonómicos y en otoño las elecciones generales.


http://www.quoners.es/q/ley-del-aborto

Más noticias de Política y Sociedad