Público
Público

Garzón ingresa en un hospital en plena ofensiva del PP

Trillo anunciaque su partido se querellará contra el magistrado si no abandona el caso Gürtel antes del lunes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tensión vivida en los últimos días, a la que ha contribuido sobremanera la campaña mediática puesta en marcha por el PP contra el juez Baltasar Garzón, ha hecho mella en su salud.  Este viernes, pasadas las dos y media de la tarde, abandonaba la Audiencia Nacional con visibles signos de que se encontraba mal. Tenía la cara congestionada y con una mano se apretaba el pecho.

Fuentes próximas al magistrado señalaron que desde la sede judicial se dirigió en coche directamente a las urgencias de una clínica de la calle de Juan Bravo, en Madrid, para ser examinado. Presentaba una tensión altísima, que llegó a estar en 20, cuando el valor máximo habitual es de 14. Se le diagnosticó una crisis de ansiedad y los facultativos prefirieron que quedara ingresado en la unidad coronaria del centro, para observar su evolución y realizarle más pruebas.

Fuentes jurídicas indican que el CGPJ debería defender al magistrado

El día había sido duro. Por la mañana, en un encuentro con la prensa, el portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, amenazó con querellarse contra él por prevaricación si no se inhibe antes del lunes de la causa en la que investiga la trama de corrupción vinculada a su partido. Trillo no fue el único. Distintos cargos del PP clamaron por enésima vez, y durante toda la jornada, contra Garzón.

Los jueces están acostumbrados a mantenerse ajenos a las críticas, pero algunas fuentes han calificado de totalmente contraria a la independencia judicial la amenaza del diputado conservador, y señalaban que, en su opinión, el Consejo General del Poder Judicial debería intervenir, algo que sólo hace cuando el juez afectado lo solicita, lo que de momento no ha hecho Garzón.

Ayer se sumó un episodio que aumentó la presión. El magistrado sufrió una persecución en los alrededores de la Audiencia por una cámara de Intereconomía, al más puro estilo de la prensa del corazón.

Rajoy evita ser tan tajante: 'Ya veremos', dice sobre la querella

Puede 'provocar la nulidad'

Cuando volvió al juzgado, aún tuvo tiempo para levantar parcialmente el secreto y ordenar que se hagan tres copias de las diligencias 275/2008, el caso Gürtel. Son los primeros trámites para inhibirse a favor de los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid y Valencia, como le solicitó la Fiscalía Anticorrupción. El tercer juego apunta a más aforados de los propuestos por la Fiscalía. Fuentes jurídicas señalaron que sólo puede tener como destinatario otro Tribunal Superior o el propio Tribunal Supremo, al que debería dirigirse si cree que hay indicios contra algún diputado nacional o senador.

Garzón vio ayer cómo los conservadores coronaron su ofensiva con amago de querella. El juez, arguyó Trillo, investiga 'sin competencias'. Y con ello 'está cometiendo errores que pueden provocar la nulidad' del proceso, informa Efe. El Grupo Popular en el Congreso recordó después que ha denunciado 'por todas las vías a su alcance la trama contra el PP', que 'han urdido' el PP olvida el 'presuntamente' Garzón, el ministro de Justicia y el comisario general de la Policía Judicial. Y todo 'con la colaboración especial' del fiscal general del Estado.

Mariano Rajoy, en Pontevedra, fue preguntado por la querella, y no lo vio tan claro como Trillo. 'No, no, ya veremos', afirmó, vacilante. 'Lo único que digo a Garzón es que tiene que decir a quién se acusa y de qué, que está generando indefensión a muchísima gente', por las 'filtraciones diarias'.

El líder del PP tampoco debió de hacer mucho caso a Dolores de Cospedal, que acusó al juez de 'estar prevaricando', informa Europa Press. La número dos aprovechó para negar que esté imputado por la Gürtel el presidente valenciano, Francisco Camps. Le defendió asimismo Javier Arenas, vicesecretario de Política Territorial, quien atizó al PSOE por 'usar' la Fiscalía contra el PP.

 

Más noticias en Política y Sociedad