Público
Público

Garzón procesa a la "cúpula militar" de ETA por 8 atentados del comando Vizcaya

EFE

El juez Baltasar Garzón ha procesado hoy a los ex dirigentes de ETA Garikoitz Aspiazu, "Txeroki"; Jurdan Martitegi y Aitzol Iriondo -considerados los últimos "números uno" del "aparato militar" de la banda, ya detenidos- por ocho atentados cometidos por el "comando Vizcaya" en 2007 y 2008.

El magistrado de la Audiencia Nacional ha dictado asimismo el procesamiento de Arkaitz Goikoetxea, detenido en julio de 2008 y considerado el responsable del comando, y a nueve presuntos miembros o colaboradores del mismo, a los que acusa, entre otros delitos, del intento de secuestro de un concejal del PSE-EE de Eibar (Guipúzcoa) a quien pretendían mantener sedado un par de días antes de matarlo.

Entre los atentados que se atribuyen a los procesados figuran los perpetrados contra las casas cuartel de la Guardia Civil de Durango (Vizcaya) -el 24 de agosto de 2007-, Calahorra (La Rioja) -el 21 de marzo de 2008- y Legutiano (Álava), este último cometido el 14 de mayo de 2008 y que costó la vida al agente Juan Manuel Piñuel.

También les imputa los atentados contra el club marítimo "El Abra" de Getxo (Vizcaya) -el 19 de mayo de 2008-, la comisaría de la Ertzaintza de Zarautz (Guipúzcoa) -el 25 de septiembre de 2007-, el Palacio de Justicia de Getxo -el 11 de noviembre de 2007-, y las sedes del PSE-EE en Balmaseda (Vizcaya) -el 24 de diciembre de 2007- y en Derio (Vizcaya) -el 29 de febrero de 2008-.

Según el auto, los procesados son asimismo responsables del barril de cerveza que contenía unos 110 kilos de explosivo y que fue encontrado por un vecino de Getxo el 31 de enero de 2008 junto a un camino de esa localidad.

El destino de ese explosivo, según Garzón, era perpetrar un atentado contra el club marítimo "El Abra" como el que tuvo lugar unos meses después.

El juez señala en su resolución que "otra de las actividades criminales del grupo consistía en la elaboración de informaciones dirigidas a la obtención de datos para posibles atentados".

Así, asegura que Arkaitz Goikoetxea y Jurdan Martitegi recibieron el encargo de "Txeroki" de "elaborar y actualizar las informaciones que tenían relativas al magistrado-juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, que según la información preliminar veraneaba en Ezcaray (La Rioja)".

"La información consistía en la localización del lugar apropiado para colocar un artefacto que iba a ser activado por cable, para evitar los inhibidores de frecuencia que portan los coches oficiales", dice el auto, que añade que la comprobación se realizó en febrero de 2007 y que el atentado estaba previsto para agosto de ese año, aunque no se llevó a cabo porque Marlaska no fue allí.

Algunos de los procesados también recabaron informaciones sobre empresas vinculadas al Tren de Alta Velocidad (TAV) del País Vasco, sobre el Cuartel del la Guardia Civil de Burgos -contra el que ETA atentó el pasado verano-, el Museo Militar de esa ciudad y el diputado general de Álava Ramón Rabanera (PP).

Sobre el intento de secuestro de un concejal del PSE-EE, Garzón asegura que la víctima elegida por "Txeroki" era el edil de Eibar Benjamín Atutxa, a quien vigilaron entre otros Goikoetxea y Martitegi.

El juez dice que las jeringuillas halladas junto a 18 ampollas con tranquilizantes en un zulo desmantelado el 24 de julio de 2008 en Pazuengos (La Rioja) "las tenían para utilizarlas (...) contra Benjamín Atutxa con el fin de neutralizar cualquier resistencia y mantenerlo sedado durante un par de días de secuestro y acabar con su vida seguidamente".

Además de los ya citados, los procesados como miembros de ETA son Iñigo Gutiérrez, Aitor Cotano, Aitor Artetxe, Asier Borrero y Olga Comes y, como colaboradores, Mailen Zuazo, Ana Isabel Prieto, Adur Aristegi y Gaizka Jarreño.

Más noticias de Política y Sociedad