Público
Público

El gasto en políticas activas de empleo cae un 21%

El Gobierno recorta un 5,4% el gasto en prestaciones por desempleo y un 34% la partida destinada a formación.

AGENCIAS

El presupuesto para 2012 destinado a políticas activas de empleo será de 7.764,7 millones de euros, un 21,3% menos que en 2011, descenso que el Gobierno justifica en los ajustes efectuados para la reducción del déficit público, y en el recorte previsto en los ingresos por cuotas de formación profesional. Del importe total para políticas activas, 3.330,89 millones de euros corresponden a actuaciones de inserción e incentivación de la contratación, dentro de los cuales se incluyen 2.600 millones de euros para bonificar la contratación de trabajadores desempleados.

Como consecuencia de la inclusión de nuevas bonificaciones a la contratación en la reforma laboral del Gobierno, la partida destinada a bonificaciones se ha incrementado un 6,1%, desde los 2.450 millones de euros presupuestados en 2011 a 2.600 millones en 2012.

Por otra parte, en 2012 los créditos para formación profesional para el empleo alcanzan los 1.811,82 millones de euros, un 34,3% menos que en 2011. De esta cantidad, 665,52 millones de euros se destinarán a formación de desempleados, 894,8 millones a formación de ocupados y 251,45 millones a programas públicos de empleo y formación. El Gobierno ha indicado que la disminución de la partida para formación es resultado, principalmente, de la caída de los ingresos previstos por cuotas de formación profesional.

Casi la mitad del presupuesto consolidado del Estado para el año 2012 (el 46,3%) se destinará al pago de pensiones (el 37,1% del total) y de prestaciones por desempleo (9,2%), según el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este año. Del total de 275.336,5 millones de euros del presupuesto consolidado del Estado para 2012, se destinarán a ambas partidas casi 144.631 millones de euros, o lo que es lo mismo, más de cuatro de cada diez euros de las cuentas públicas de 2012. En total, el gasto social supone el 56,2% de todo el presupuesto del Estado para este año. Se trata de 175.382,7 millones de euros, un 4,3% menos que en 2011.

Dentro de esta enorme partida, el gasto en pensiones se eleva a 115.825,9 millones, un 3,2% más que en 2011, y el pago de prestaciones por desempleo cae un 5,4% en comparación con el respuesto del año pasado y se queda en 28.503,12 millones de euros. El Ejecutivo explica que el "elevado" gasto en prestaciones por desempleo registrado en los últimos años ha provocado que el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE), organismo que hasta 2007 se autofinanciaba con cuotas de empresarios y trabajadores, "requiera de importantes aportaciones del Estado para su financiación".

Del total presupuestado para este año en desempleo, 20.060,4 millones de euros se destinarán al pago de prestaciones contributivas, lo que permitirá dar cobertura a 1,39 millones de desempleados, mientras que 8.442,6 millones de euros se dedicarán al nivel asistencial (subsidio por desempleo, subsidio REASS, renta agraria y renta activa de inserción). El presupuesto para el pago de prestaciones contributivas se reduce un 4,2% en comparación con el de 2011, en tanto que el destinado a los subsidios desciende un 8,3% respecto al de 2011.

El gasto en pensiones presupuestado por el Gobierno para 2012 asciende a 115.825,93 millones de euros, lo que representa un incremento del 3,2% en relación a 2011, según se recoge en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2012.

Al pago de pensiones en su modalidad contributiva se destinarán un total de 101.953,8 millones de euros, un 2,9% más, como consecuencia del incremento del colectivo de pensionistas, del mayor efecto sustitución y de la revalorización para este año de todas las pensiones en un 1%. En cuanto al ámbito no contributivo, el crédito destinado en el ejercicio 2012 para las pensiones no contributivas se situará en 1.995,01 millones de euros, el mismo importe que en 2011.

La aportación del Estado para financiar los complementos de pensiones mínimas se incrementará en 1.000 millones de euros, un 35,6% más en términos relativos. El Gobierno explica que esto supone un "significativo esfuerzo" por parte del Estado en el actual proceso de reducción del gasto para recortar el déficit, así como una "apuesta por la sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social".

La dotación asignada en los Presupuestos de este año para proteger las situaciones de maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgos durante la lactancia natural ascenderá a 2.369,8 millones de euros, un 0,7% menos que en 2011. Además, se destinarán un total de 5.799,21 millones de euros (-17,3%) al pago de subsidios por incapacidad temporal, prestaciones que concede la Seguridad Social a través de las entidades gestoras o de las mutuas por bajas laborales derivadas de enfermedades comunes o profesionales, y accidentes no laborales o laborales.

A las prestaciones económicas del mutualismo administrativo se dedicarán 444,08 millones de euros en 2012, un 20,1% menos que en 2011, mientras que a las prestaciones de garantía salarial se destinarán 1.275,09 millones de euros, correspondientes en su mayor parte al pago de prestaciones del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa). A raíz de la reforma laboral, el Fogasa, que se nutre de cotizaciones empresariales, asumió el pago de parte de las indemnizaciones por despido, pero no de aquellas declaradas como improcedentes tanto en conciliación administrativa o judicial, como mediante sentencia.

Más noticias de Política y Sociedad