Público
Público

Gernika defiende las marchas en favor de los presos etarras

PNV y Aralar creen que la prohibición sólo contribuye a enturbiar las fiestas

KIKE ALONSO

El alcalde de Gernika, José María Gorroño (EA), destapó este miércoles la caja de los truenos al asegurar que la actuación de la Ertzaintza durante las fiestas de la localidad vizcaína fue "desproporcionada", y puso "en peligro la seguridad" de las personas que se encontraban disfrutando de los actos festivos en el momento de los disturbios.

Con el respaldo de los ediles del PNV y Aralar, el ayuntamiento vizcaíno aprobó un acuerdo en el que expresa que la prohibición de este tipo de actos contrarios a la dispersión de los presos vascos pueden "enturbiar" el deseo de pasar "unas buenas fiestas en paz y tranquilidad". Una postura compartida por la izquierda abertzale, que se abstuvo durante la votación.

Pese a las críticas lanzadas al Departamente de Interior, Gorroño se apresuró a pedir que "nadie manipule las cosas", porque siempre "hemos estado en contra de la violencia". Señaló que sus declaraciones se centran en la actuación "puntual" del pasado domingo, que derivó en unos altercados en los que cuatro personas fueron detenidas actualmente en libertad con cargos, nueve agentes resultaron contusionados y fue necesaria la intervención de los bomberos .

El protocolo de la Ertzaintza ya fue criticado la semana pasada por la izquierda abertzale durante las fiestas de San Sebastián. Los numerosos altercados registrados en la parte vieja de la capital guipuzcoana se saldaron con varias personas heridas durante las cargas policiales.

El pulso volverá mañana a escenificarse en las calles de Bilbao. Un grupo de comparseros y vecinos convocó este miércoles una manifestación en sustitución de la marcha abertzale prohibida primero por el departamento de Interior y más adelante por la Audiencia Nacional. El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna (PNV), dejó caer que el lema de la nueva convocatoria, "Por la libertad de expresión. Por la democracia", le parece "absolutamente democrático como para manifestarse", aunque reconoció lo "inoportuno" de hacerlo durante la Semana Grande. El alcalde recordó a Ares que las dos últimas manifestaciones que se prohibieron en Bilbao dejaron la ciudad "patas arriba".

Por su parte, los socialistas vascos , en boca del secretario general del partido en Vizcaya, José Antonio Pastor, prefirieron no opinar sobre la posibilidad de prohibir esta manifestación, e instaron a la izquierda abertzale "abandone la agitación callejera".

Más noticias de Política y Sociedad