Público
Público

El Gobierno alemán se distancia del futuro de Opel

Reuters

El Gobierno alemán se distanció el lunes de cualquier compromiso con el futuro de Opel, y dijo que esperará a que la atribulada compañía presente un plan empresarial antes de estudiar posibles ayudas estatales.

Opel, filial alemana de la estadounidense General Motors, necesita unos 3.300 millones de euros hasta finales de 2011 para mantenerse a flote, dijo el viernes a Reuters una fuente en el fabricante de automóviles.

Mientras analistas del sector cuestionaron la sabiduría de destinar dinero público a una empresa que lo está agotando rápidamente, el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, dijo el lunes que el trabajo del estado no es decidir cómo debería afrontar Opel su futuro.

"El plan depende de la compañía. El estado no puede hacerse cargo de esto (...) Es un paso que debe darse antes de que el estado pueda llegar a una decisión básica", declaró en la cadena de televisión ZDF.

Al preguntársele si Alemania apoyaría un plan para que Opel se desgaje de General Motors, como la estadounidense quiere hacer con su filial nórdica Saab, Guttenberg respondió que esto también dependerá de la empresa.

GM afronta una enorme deuda y un futuro incierto.

Los políticos del partido cristianodemócrata de la canciller Angela Merkel se mostraron divididos durante el fin de semana sobre lo lejos que debería llegar el Gobierno para ayudar a Opel

"Si el estado ayuda a Opel ahora, entonces mañana tendrá que ayudar a BMW, y al día siguiente a Daimler y a todos los fabricantes de componentes", dijo el ex presidente del grupo empresarial BDI Hans-Olaf Henkel.

Opel lleva alrededor de un año haciendo coches en Alemania, donde da empleo a unas 25.000 personas. El lunes, Armin Schild, miembro de su consejo de administración fue citado por el diario financiero Handelsblatt diciendo que la compañía estará preparada para presentar su plan el viernes.

Más noticias