Público
Público

El Gobierno británico rinde cuentas sobre la guerra de Irak

Hoy se inician las comparecencias ante la comisión de investigación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La investigación que tanto hizo Tony Blair por evitar comienza mañana en Londres. Una comisión independiente se enfrenta a la tarea de analizar las razones por las que el Gobierno británico se unió a EEUU en la invasión de Irak y qué errores se cometieron en la ocupación del país hasta la retirada de las tropas.

El primer obstáculo al que se enfrenta la comisión es el escepticismo de la opinión pública y los medios de comunicación sobre las intenciones de sus miembros. Son muchos los precedentes de comisiones similares que sirvieron para arrojar luz sobre los hechos, pero que terminaron con conclusiones exculpatorias para los gobiernos. Sus integrantes suelen ser ex altos cargos predispuestos siempre a darle al poder el beneficio de la duda.

El presidente de la comisión, John Chilcot, ha negado que esa sea su intención. No son un tribunal de justicia y no les corresponde encontrar un culpable, ha dicho, pero están empeñados en demostrar su independencia. 'No se puede formar una comisión como esta y no contar con la experiencia de la gente que ha trabajado desde dentro en el Gobierno dijo ayer. Pero en estas comisiones los integrantes son libres de actuar como crean oportuno'.

Un informe secreto de Dow-ning Street, difundido en 2005, ya dejó claro que en julio de 2002 (nueve meses antes del inicio de la guerra) Londres ya sabía que la Administración de Bush había decidido invadir Irak. Sin embargo, Tony Blair mantuvo durante meses la ficción de que la guerra se podía evitar si Irak aceptaba las exigencias de la ONU sobre su arsenal militar.

Varios ex altos cargos políticos, militares y personal de los servicios de inteligencia desfilarán ante la comisión para explicar qué información se recibió de EEUU sobre las supuestas armas de destrucción masiva en poder de Sadam Hussein, las dudas de los expertos jurídicos del Gobierno sobre la legalidad de la guerra y la preparación que se llevó a cabo para el día después del derrocamiento del régimen de Sadam.

En varios documentos publicados este domingo por The Sunday Telegraph, aparecen reflejados los manejos de Blair y sus asesores. Dejan patente que los preparativos para la invasión se iniciaron en febrero de 2002, a pesar de que Blair sostuvo durante todo ese año que la prioridad de su Gobierno era el desarme de Irak, y no el cambio de régimen.

No hay una fecha ya definida para las comparecencias de Tony Blair y Gordon Brown

Además, un documento revela hasta qué punto llegó la negligencia de los responsables políticos y militares. El Foreign Office sólo comenzó a planificar la posguerra iraquí en febrero de 2003, tres semanas antes de la invasión.

No hay una fecha ya definida para las comparecencias de Tony Blair y Gordon Brown ante la comisión. El calendario más probable indica que no se producirán hasta finales de diciembre o principios de enero.

En la primera semana, prestarán declaración ex altos cargos de Exteriores y de Defensa para hablar sobre la política británica en relación a Irak en 2001. Los ex embajadores en EEUU y la ONU intervendrán el próximo viernes.

El fracaso
Los militares británicos que presten declaración tendrán que responder por los numerosos errores en la ocupación del sur de Irak, que nunca lograron pacificar. Sus difíciles relaciones con el Ejército norteamericano tendrán que aparecer en sus declaraciones.

Militares arrogantes
Documentos confidenciales difundidos por ‘The Sunday Telegraph’ revelan que los norteamericanos ninguneaban a sus presuntos aliados hasta niveles humillantes. “A pesar de nuestra supuesta relación especial, nos tratan igual que a los portugueses”, dijo en un informe el coronel J.K. Tanner.

“Unos marcianos”
El jefe del destacamento británico en 2003, el general Andrew Stewart, reconoce que en numerosas ocasiones desobedeció órdenes de los norteamericanos por ser absurdas. Según Tanner, los militares de EEUU eran “como marcianos”. Para ellos, “lo que no está en un Power Point no existe”.

Más noticias en Política y Sociedad