Público
Público

El Gobierno corteja a ERC y PNV para sacar el Presupuesto

Zapatero da un trato preferente a Ridao y le convoca en la Moncloa

G. LÓPEZ ALBA

El cortejo para los Presupuestos de 2010 ha comenzado y la conclusión de los primeros acercamientos es que el Gobierno ha conseguido que tanto ERC como el PNV se sientan "deseados". El empeño demostrado en ganar los favores de estos dos partidos, que asegurarían una mayoría holgada de geometría ideológica variable, ha provocado las suspicacias de IU-ICV, que aprecia en el trato que se les ha dispensado más retórica que hechos. CiU ha empezado dando calabazas, pero con disposición abierta a nuevas citas.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, escuchó ayer las exigencias del PNV, que le trasladó su portavoz, Josu Erkoreka, y lo hizo sin poner "ninguna objeción clara". El PNV condiciona la negociación a la aceptación previa de tres exigencias: el blindaje del Concierto, la satisfacción de sus "expectativas" en el traspaso de las políticas de empleo y la resolución favorable de un contencioso sobre la devolución del IVA por vehículos importados.

El PNV condiciona su apoyo al blindaje del Concierto, que avala el lehendakari

Salgado advirtió de que la primera condición entraña "notables problemas técnico-jurídicos" y el PNV considera que su voluntad de acuerdo se demostrará cuando, a comienzos de octubre, llegue al Pleno del Congreso la proposición de ley aprobada por unanimidad en el Parlamento vasco. "Si el PSOE se opone, la negociación será imposible", advirtió Erkoreka con rotundidad.

La reivindicación provocó ayer contradicciones en las filas gubernamentales. Así, mientras que Salgado dejaba la puerta abierta y la portavoz del Gobierno vasco, la socialista Idoia Mendia, reiteraba el apoyo del Ejecutivo autonómico a ese blindaje, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, aconsejó que no se levanten "expectativas desmesuradas al respecto" porque "la negociación se produce en la Cámara". En cuanto a las políticas activas de empleo, el Gobierno valora el traspaso en 300 millones, pero el cálculo del PNV lo eleva a 450 millones.

Mientras que el PNV ya ha puesto sus cartas sobre la mesa, ERC espera a la entrevista que su portavoz, Joan Ridao, que ya se ha reunido dos veces con Salgado, tiene acordada para la próxima semana con el presidente. Zapatero intenta, con este trato preferente, rebajar la hostilidad de los republicanos, cuyo portavoz le acusó de estar instalado en un inmovilismo "complaciente".

Salgado no descarta el acuerdo, pero Alonso rebaja la expectativa

IU-ICV, que junto con BNG y NaBai forman el tercer ángulo del triángulo que aspira a configurar el Gobierno, advirtió de que ve "mucho humo y poca voluntad" para afrontar una auténtica reforma fiscal, clave de su apoyo.

CiU anticipa que será "muy difícil" que no presente una enmienda a la totalidad, pero aún "no es definitivo".

Más noticias de Política y Sociedad