Público
Público

El Gobierno crea, al comienzo del verano, un impuesto al aire acondicionado

Nueva vuelta de tuerca fiscal: se incrementa el gravamen sobre las bebidas alcohólicas, un 10%, y sobre el tabaco, elimina deducciones en el Impuesto de Sociedades y crea un impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero. Con todo, espera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Recien llegado el verano, el Gobierno se inventa un nuevo impuesto, sobre el aire acondicionado. La nueva figura fiscal, que grava los gases fluorados con los que funcionan los aparatos de refrigeración, se ha incluido en el paquete de subidas de impuestos que ha aprobado este viernes el Consejo de Ministros, con los que se espera recaudar El Gobierno espera recaudar al menos 4.690 millones de euros en términos anuales.

Como se había anunciado, la nueva vuelta de tuerca fiscal eleva los gravámenes al alcohol, con un alza del 10%, y al tabaco, según confirmó este viernes el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en la rueda de prenda posterior al Consejo de Ministros. Con esta medida el Ejecutivo espera recaudar unos 700 millones de euros anuales. 'Subimos los gravámenes de la tributación sobre aquellos consumos como el alcohol y el tabaco, que son los dos grandes consumos especiales que se deducían de la presentación de estabilidad', señaló el titular de Hacienda.

El ministro desveló que finalmente se subirá un 10% en el caso del alcohol, que pasará de 8,30 euros por litro de alcohol puro a 9,13 euros por litro, un incremento de 83 céntimos.  Dicha subida impositiva tendrá impacto en el sector de bebidas espiritusas, ya que, según apuntó, esta medida 'no afectará ni al vino ni a la cerveza'. Hacienda no ha adelantado un cálculo preciso sobre cómo puede repercutir la subida fiscal ya que cada bebida tiene una tributación distinta, y en todo caso muy por debajo de la media europea. Al excluir de esta subida la cerveza y el vino, el Gobierno no considera que vaya a perjudicar a la hostelería de gran consumo.

Asimismo, el tabaco también sufrirá un incremento impositivo y se realizará, según ha explicado, una 'recompensación de la tributación', dándole más peso al tipo específico, que al ad valorem, acercándose así a la tributación de la Unión Europea. En concreto, el tabaco está gravado en el caso de los cigarrillos por tres impuestos especiales diferentes: un impuesto específico de 19,10 euros por cada mil cigarrillos, un impuesto ad valorem del 53,1% del precio final y uno mínimo de 123,97 por cada mil cigarrillos o de 132,97 euros por cada mil cigarrillos cuando el PVP sea inferior a 188,50 euros (alrededor de 3,77 euros para una cajetilla), por cada mil cigarrillos. Con todo esto,  la cajetilla de tabaco se encarece a partir de este sábado una media de 15 céntimos, según los cálculos de Hacienda.

En el caso de la picadura de liar, el impuesto mínimo está establecido en 85 euros por cada kilogramo o de 92 euros cuando tenga un precio de venta inferior a 138 euros por kilo. El espcífico, en este caso, es de 8 euros por cada kilo, mientras que el 'ad valorem' se sitúa en el 41,5% del precio final. Aunque Hacienda no lo ha cuantificado, por su complejidad, fuentes del Ministerio de Montoro han adelantado que la picadura de liar subirá en una mayor proporción que los cigarrillos.

Se trata del cuarto cambio fiscal sobre el tabaco aprobado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que a finales de diciembre ya elevó el impuesto especial que grava el consumo de tabaco desde el pasado 1 de enero estableciendo un sistema de 'doble impuesto mínimo'.

El Estado recaudó 9.384 millones de euros a través de impuestos especiales e IVA del tabaco en 2012, lo que representa un aumento del 2,8% respecto a lo embolsado en 2011, según informaron en fuentes del sector. Del total recaudado el pasado año, un total de 7.475 millones corresponieron al Impuesto especial sobre las Labores del Tabaco, un 3,94% menos, y los 1.909 millones restantes al IVA, lo que supone un aumento del 1,52%.

El mercado de cigarrillos ha registrado unas ventas de 763,96 millones de cajetillas hasta abril, lo que supone un descenso del 14,1% respecto a un año antes, por las que se facturó 3.139,5 millones de euros, un 7% menos, según los últimos datos publicados por el Comisionado para el Mercado de Tabacos a los que tuvo acceso Europa Press.

Frente a este retroceso, el tabaco de liar creció un 46,4% en volumen, hasta 2,30 millones de kilos, con un alza en valor del 67,7%, hasta 340,97 millones de euros, en un entorno de crisis económica marcado por el enfriaiento del consumo.

También anunció el Gobierno modificaciones en el Impuesto de Sociedades. En concreto la eliminación de algunas deducciones para las grandes empresas, como la deducción por las rentas negativas obtenidas en el extranjero a través de establecimientos permanentes. Montoro calculó que el Estado podrá recaudar 3.650 millones por la eliminación de estas deducciones a grandes empresas.

Montoro indicó que lo que no era admisible es que, actualmente, algunas grandes empresas tributaran por un tipo nominal del 5% en el Impuesto de Sociedades, cuando el tipo efectivo está situado en el 30%. 'No se puede admitir que los grandes contribuyentes tuvieran de media tipos efectivos de gravamen del 5%, y ahora se trata de homologarlo a los que es nuestro entorno', subrayó el ministro, quien especifió que ya tendrá impacto en el pago fraccionado que realizarán las empresas a finales de este año.

Montoro atribuyó la caída de la recaudación de este impuesto tanto a la desaceleración económica como a los 'elementos definitorios' del mismo. Así, dijo que con la eliminación de estas deducciones se acerca la definición del Impuesto de Sociedades a lo que es 'rango común' en la mayor parte de los países de Europa donde, según apuntó Montoro, no existen este tipo de deducciones y 'no se pueden justificar'.

Por su parte, la creación del nuevo impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero permitirá recaudar 340 millones de euros al año. Sobre el nuevo gravamen ecológico, indicó que se enmarcará dentro de la reforma energética que está preparando el Gobierno y añadió que gravará fundamentalmente los gases que emiten los aparatos de aire acondicionado.

Los hidrofluorocarburos (HFC) se emplean principalmente como refrigerantes, disolventes de limpieza y agentes para la fabricación de espumas; los perfluorocarburos (PFC) se utilizan en la fabricación de semiconductores, disolventes de limpieza y agentes para la fabricación de espumas, y el hexafluoruro de azufre, en los equipos de conmutación de alta tensión y la producción de magnesio. Concretamente, serán contribuyentes los fabricantes de gases fluorados, los importadores o adquirientes intracomunitarios de estos productos y los revendedores. El tipo impositivo se establecerá en función del potencial de calentamiento atmosférico (PCA) de los productos.

El nuevo impuesto medioambiental  encarecerá la venta de aparatos en cinco euros de media. Este nuevo tributo afectará a aparatos como los aires acondicionados, los extintores o las neveras, entre otros. Sin embargo, quedarán exentos los aparatos en los que el gas está sellado herméticamente.

El impuesto entrará en vigor el 1 de enero de 2014, aportará unos 340 millones al año y lo pagaran generalmente los mayoristas que adquieran los productos al fabricante, aunque podrán repercutir la subida en el precio final.

Más noticias en Política y Sociedad