Público
Público

El Gobierno decidirá "en uno o dos días" si deroga el trasvase del Ebro

EFE

El Gobierno central tendrá listo "en uno o dos días" un informe que determinará si las últimas lluvias son suficientes para derogar el trasvase del Ebro a Barcelona, una medida que está provocando nuevas disensiones entre los partidos que integran el ejecutivo catalán.

En medio de este debate, el gobierno de Aragón ha anunciado hoy que recurrirá el decreto de sequía de Cataluña, que deja en manos de la Generalitat delimitar el umbral de emergencia, por entender que "subjetiviza" lo que es sequía o no, en un claro "abuso de poder".

Las abundantes precipitaciones que han caído en las últimas semanas en Cataluña han aumentado hasta el 44,2 por ciento el nivel de los embalses de las cuencas internas, una recuperación que, según la Generalitat, sigue siendo insuficiente y hace que se mantenga la situación de alerta por la sequía.

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha avanzado hoy que el ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino conocerá en un par de días la situación exacta de los pantanos catalanes, lo que permitirá adoptar una decisión sobre la conveniencia o no de la ejecución del trasvase.

El gobierno catalán ha valorado hoy muy positivamente las lluvias caídas en los últimos días, pero ha decidido mantener el decreto de sequía en vigor, así como todas las medidas excepcionales adoptadas para afrontar la falta de agua, y no pedirá que se reconsidere el proyecto sobre el minitrasvase del Ebro.

"La Generalitat tiene la competencia exclusiva de determinar lo que se tiene que hacer en cada momento", ha reivindicado el conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, que ha subrayado que, por ahora, se mantiene la situación de alerta por la sequía.

Entre tanto, entre los partidos que apoyan al gobierno catalán siguen apareciendo voces discordantes sobre la necesidad de llevar a cabo este trasvase.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, ha pedido al Gobierno que derogue el real decreto de medidas excepcionales sobre la sequía, ya que "no se dan en este momento las razones de necesidad que llevaron a su aprobación".

En cambio, desde ICV, tanto el ex conseller de Medio Ambiente, Salvador Milà, como la segunda teniente de alcalde de Barcelona, Imma Mayol, se han mostrado partidarios de la prolongación del minitrasvase, siempre y cuando sea reversible y permita llevar agua hasta Tarragona.

Ante esta divergencia de posiciones, el vicepresidente catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, ha reclamado hoy en la reunión del gobierno catalán que éste aclare su posición sobre si debe seguir adelante el decreto que permite prolongar hasta Barcelona el minitrasvase del Ebro.

Así lo han confirmado a Efe diversas fuentes del ejecutivo catalán, que también han apuntado que el conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, no ha querido concretar en la reunión a partir de qué porcentaje de reservas de agua en los embalases sería innecesario el decreto de sequía, pese a ser requerido por el conseller de Interior y jefe de filas en ICV, Joan Saura.

Desde la oposición, CiU ha pedido al presidente catalán, José Montilla, que "ponga orden" ante este desbarajuste, mientras que el PPC ha pedido que no se traiga más agua en barcos.

Mientras, las lluvias siguen llenando los embalses, en especial los del sistema Ter-Llobregat, el que abastece al área de Barcelona, que ya está al 44 por ciento de su capacidad máxima, el doble que hace menos de dos meses.

En la cuenca del Ebro, las últimas precipitaciones han provocado la crecida del río a su paso por Miravet (Tarragona), donde esta madrugada se ha inundado el barrio antiguo de la población.

Más noticias de Política y Sociedad