Público
Público

El Gobierno evita respaldar al director del CNI

De la Vega cree que "no es bueno" que el papel de la organización se cuestione continuamente

ANA PARDO DE VERA

La renovación en el cargo del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Saiz, se produjo el 24 de abril de este año. Hoy, dos meses después, ya se da por hecho su salida al frente de los servicios secretos. El Gobierno se muestra cada vez más tibio en la defensa de la continuidad de Saiz. Este viernes, la vicepresidenta primera su principal defensora para que renovara el mandato en el CNI reconoció que "no es bueno que el papel de los servicios de inteligencia se esté cuestionando de forma continuada".

María Teresa Fernández de la Vega confirmó así la información adelantada por Público el jueves, en la que fuentes del Gobierno, aunque convencidas de la honradez de Saiz, admitían que el CNI no puede estar en la picota día sí, día también.

La única salvación para Saiz, arguyeron a este periódico dichas fuentes, era "recuperar el control y pacificar la vida interna del Centro". Sin embargo, el Ejecutivo cree que el plazo se acaba para el director del CNI, pues, a estas alturas y con enanos creciéndole sin tregua entre sus subordinados, le será muy difícil recuperar la autoridad.

De lo que no duda el Gobierno es de que las acusaciones vertidas por el diario El Mundo sobre los gastos irregulares de Saiz han sido rebatidas por éste. La vicepresidenta primera recordó ayer que Saiz ofreció en el Congreso "toda la información y las explicaciones" que le han sido requeridas y recalcó que la ministra de Defensa, Carme Chacón, ya ha anunciado que está "estudiando el tema".

A este respecto, también Gaspar Llamazares, que tuvo acceso a la documentación presentada por Saiz para desmontar las informaciones de El Mundo, aseguró el jueves que no se deduce ninguna irregularidad del análisis de las facturas. Todos los gastos, en opinión del diputado de IU, están debidamente acreditados.

La número dos del Ejecutivo, a pesar de reconocer implícitamente la debilidad de la posición de Saiz, rompió una lanza a favor de quien fue su apuesta para un segundo mandato en el CNI. De la Vega aclaró que el Gobierno "siempre decide con criterio de eficiencia y voluntad de servicio público a las personas que considera más convenientes y más oportunas para ejercer un puesto de responsabilidad".

Pero a la vicepresidenta, comentan en su entorno, tampoco le tiembla la mano si las cosas no van bien con Saiz para pedir su cese. Aunque ello le suponga admitir una derrota frente a la ministra de Defensa, puesto que Chacón sí era partidaria de nombrar a un director del CNI de su confianza.

Alberto Saiz entró en el CNI de la mano de José Bono con polémica un ingeniero de montes con una Consejería por toda experiencia y , probablemente, se marchará con polémica. "No será el último comentan en Defensa si la institución no se airea de arriba a abajo".

Más noticias de Política y Sociedad