Público
Público

El Gobierno incentivará compatibilizar empleo y pensión

El secretario de Estado de Seguridad Social no dice explícitamente que se revalorizarán las pensiones conforme al IPC, aunque asegura que el Ejecutivo "cumplirá lo que marca la ley"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, ha desglosado este jueves en la comisión del Pacto de Toledo un informe en el que se detallan algunos de los planes del Gobierno en materia de pensiones. Sin embargo, aunque este asunto no formaba parte del documento, y a preguntas de los diputados de la oposición, Burgos ha evitado decir explícitamente si se revalorizarán o no las pensiones conforme al IPC a noviembre, tal y como recoge una normal legal acordada en 1995 en la primera ronda del Pacto de Toledo, aunque sí ha asegurado que el Ejecutivo 'cumplirá lo que marca la ley'. 

El documento que Burgos ha llevado a esta reunión detalla la voluntad del Gobierno de modificar la jubilación parcial abriendo la puerta a que autónomos y asalariados puedan cobrar una parte de su pensión mientras mantienen su empleo y, por tanto, cotizan y cobran su salario. Todo ello con el objetivo de que los trabajadores con largas carreras de cotización alarguen su permanencia en el mercado laboral, a pesar de que, según la EPA del tercer trimestre de 2012, el 52,34% de los jóvenes que quieren trabajar no encuentran un empleo.

La idea de esta modificación es que los trabajadores del sector privado por cuenta propia y ajena, una vez cumplida la edad legal de jubilación [65 años en la actualidad] y contando con el 100% del periodo de cotización necesario para acceder a la pensión, puedan seguir trabajando sin estar obligados a reducir su jornada y cobrar, a la vez, una parte de su pensión.

En la actual jubilación parcial, un trabajador de más de 60 años puede cobrar parte de su pensión y continuar cotizando siempre que reduzca su jornada laboral, y por tanto su salario, en un porcentaje que oscila entre el 25% y el 75% (excepcionalmente hasta el 85%). La idea es que, al mismo tiempo, la empresa contrata a un nuevo trabajador –con el llamado contrato de relevista– para cubrir ese puesto.

No obstante, Burgos también ha previsto el endurecimiento de este tipo de retiro. Así, ha propuesto aumentar un 50% la jornada de los jubilados a tiempo parcial y subir a 33 [desde los 30 actuales] los años de cotización para poder acceder a esta modalidad de jubilación. De salir adelante esta propuesta del Gobierno, el jubilado parcial tendría que realizar una jornada laboral del 37,5 % como mínimo, en lugar del 25 % establecido en la actualidad.

Por otra parte, Burgos ha apostado este jueves por retrasar la edad de jubilación anticipada a los 65 años en 2027, cuando concluya el periodo transitorio que llevará la edad legal de retiro de los 65 a los 67 años. Asimismo, ha mostrado la voluntad del Ejecutivo de retrasar la edad de acceso a la jubilación parcial a los 63 años. 

Esta apuesta echa por tierra el último acuerdo sobre pensiones entre Gobierno y sindicatos, que tuvo lugar en enero de 2011, con José Luis Rodríguez Zapatero en la Moncloa, cuando se abrió la posibilidad de jubilarse a los 63 a todos aquellos trabajadores que hubieran cotizado al menos 33 años con una penalización del 7,5% por cada año hasta llegar a la denominada 'jubilación ordinaria'.

Más noticias en Política y Sociedad