Público
Público

El Gobierno logra un acuerdo con Bruselas sobre el FROB

Las ayudas estarán limitadas a un 2% de los activos de la entidad solicitante

V. Z / D. B.

El fondo de rescate para las entidades españolas con problemas verá la luz finalmente en las próximas semanas. El Gobierno tardó demasiado en aprobarlo critican en el sector financiero y después le ha costado más de medio año conseguir el visto bueno de Bruselas. Este fin de semana se acordaron los últimos flecos y el Gobierno ya ha remitido a la Comisión Europea el documento con todos los detalles que regirá el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

La principal novedad es que las ayudas estarán limitadas al tamaño de la entidad. Cada una sólo podrá recibir el 2% de sus activos ponderados por riesgo, lo cual podría impedir a alguna caja obtener todas las ayudas que necesita. El nuevo marco de actuación también precisa cuál es la cuantía máxima que el fondo de rescate puede suscribir en participaciones preferentes de una entidad en problemas o cómo debe calcularse el tipo de interés que se cobrará por el dinero prestado.

El Gobierno confía ahora en que el texto remitido a Bruselas reciba la aprobación formal "próximamente", dado que la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, se comprometió a tomar una decisión sobre el fondo antes de ser sustituida el 1 de febrero por Joaquín Almunia. Por tanto, el FROB debería ver la luz antes de final de la próxima semana.

Gracias a los últimos acuerdos, las entidades que pidan ayudas podrán recibir los fondos sin tener que pasar cada una de ellas por un largo examen de la Comisión Europea. Los trámites se limitarán a informar a Bruselas, que prácticamente de forma automática dará su aprobación, puesto que para acceder al dinero previamente se habrán tenido que cumplir los requisitos que ya ha impuesto Bruselas, según fuentes del Ministerio de Economía.

Por otra parte, los 16 países del euro reeligieron este lunes al primer ministro de Luxemburgo, Jean Claude Juncker, como presidente del Eurogrupo, al tiempo que pospusieron el nombramiento del vicepresidente del Banco Central Europeo en sustitución de Lucas Papademos. El portugués Vitor Constancio y el luxemburgués Yves Mersch optan al cargo.

En el seno del Eurogrupo, Salgado propuso que la estrategia económica de cara a 2020 sea vinculante y que incluya "una sanción moral" para los países que no cumplan los objetivos.

Más noticias de Política y Sociedad