Público
Público

El Gobierno se salta su propia ley de Igualdad con los altos cargos

De los 17 ministerios, sólo el de Aído tiene una representación equilibrada de ambos sexos

P. RAFAEL / B.CARREÑO

"Los Poderes Públicos procurarán atender al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres en los nombramientos y designaciones de los cargos de responsabilidad que les corresponden". Es lo que dice el artículo 16 de la Ley de Igualdad aprobada en marzo de 2007, pero a la vista de los datos facilitados por el Gobierno, la mayoría de los ministerios son los primeros que eluden seguir esta recomendación a la hora de nombrar a sus altos cargos.

El porcentaje de mujeres en estos puestos no llega apenas al 15% en los departamentos de Ciencia e Innovación, Fomento y Defensa, donde además sus titulares son o han sido mujeres. Según el informe anual sobre el personal del sector público estatal, publicado hace una semana por la Intervención General de la Administración del Estado, de los seis altos cargos que hay en el departamento que dirige Cristina Garmendia, a diciembre de 2008 ninguno era mujer.

Le sigue en desigualdad Defensa, con Carme Chacón al frente, donde los hombres copan el 90% de los altos cargos. En Fomento, donde hasta hace cuatro meses figuraba como titular Magdalena Álvarez, los altos cargos desempeñados por mujeres apenas llegan al 15%.

La disposición adicional primera del artículo 78 de la Ley de Igualdad dice de forma específica que "se entenderá por composición equilibrada la presencia de mujeres y hombres de forma que, en el conjunto al que se refiera, las personas de cada sexo no superen el 60% ni sean menos del 40%". Si se sigue al milímetro esta recomendación, sólo el Ministerio de Igualdadque tiene dos únicos altos cargos, hombre y mujer cumple con ella.

En los departamentos de Asuntos Exteriores, Economía y Hacienda, Industria, Turismo y Comercio o Interior, las mujeres no llegan al 30% de representación en los órganos de decisión del ministerio.

A excepción del Ministerio que dirige Bibiana Aído, sólo otros cuatro departamentos consiguen acercarse al deseado 40%: en Administraciones Públicas, el 38,9% de los altos cargos son mujeres; en Educación, el 37,5%; en Sanidad, el 38,9%, y en Justicia, el 38,5%. Un ministerio, el de Vivienda, dirigido por Beatriz Corredor, no sigue la recomendación por el lado contrario, ya que cuatro de sus seis altos cargos son mujeres.

La media de presencia de mujeres en los órganos de decisión de los ministerios se sitúa en el 30,08%. La cifra supone un incremento de cinco puntos porcentuales con respecto a 2007, según los datos incluidos en el informe presentado el pasado marzo por el Ministerio de Igualdad y que evaluó los dos años de entrada en vigor de la ley. En total, 281 altos cargos varones frente a 128 mujeres.

Históricamente, en el sector público estatal, siempre ha habido más funcionarios hombres que mujeres debido al alto porcentaje de militares y policías nacionales. En la Administración militar, el 89,2% de los 144.976 trabajadores son hombres. El sistema de ascensos en el Ejército, basado en la carrera militar, dificulta que los altos cargos de Defensa sean actualmente mujeres. Este aspecto también afecta al Ministerio del Interior, donde sólo hay 25.000 mujeres entre los 210.000 que trabajan en el departamento.

Ministerios como Asuntos Exteriores, donde el cuerpo superior son diplomáticos; Fomento, departamento a donde pertenecen los ingenieros, o Medio Ambiente, Rural y Marino, con los veterinarios, son los que tienen una desproporción mayor a favor de los hombres en la máxima categoría de la función pública: tres de cada cuatros altos funcionarios son hombres.

En el caso de las agencias estatales sí reina la paridad. En la Agencia Española de Cooperación (AECI) y en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en diciembre de 2008, había trabajando más mujeres que hombres. Lo mismo sucede en entidades tan diferentes como la Agencia Tributaria, el Museo del Prado o la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Más noticias de Política y Sociedad