Público
Público

El Gobierno vasco dice que "volvemos a ver una Iglesia que creíamos superada"

El Vaticano culmina los fastos de las beatificaciones con una misa de acción de gracias

PÚBLICO.ES

Tras un fin de semana muy intenso —de misa en misa por Roma—, ayer regresó a España la mayor parte de los miles de peregrinos que acudieron a la Santa Sede para festejar la beatificación de los llamados "Mártires del Siglo XX". Es el momento de hacer balance de unos fastos que han puesto a la Iglesia en el punto central de la atención informativa como hace tiempo no ocurría.

Una Iglesia del pasado

La resaca de las ceremonias continuó ayer con las declaraciones de varios líderes políticos a propósito de las beatificaciones. La portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkarate afirmó durante una entrevista para Radio Euskadi: "No voy a discutir si procede o no la beatificación de quienes ayer fueron beatificados. Seguimos teniendo la sensación de que volvemos a ver una Iglesia que creíamos superada, una Iglesia que conocimos y nos contaron en casa de pequeños".

Azkarate pidió además que se recordara "no sólo a los curas, sino a todos aquellos seglares que lucharon por mantener la legalidad republicana y que fueron injustamente fusilados".

El secretario general del PP, Ángel Acebes, no quiso entrar a valorar la beatificación en sí. Sólo aseguró sentir su "máximo respeto" por unos actos que han sido "multitudinarios".

Más de medio millón de espectadores de media (534.000, según datos de la medidora de audiencias Sofres) siguieron la ceremonia de beatificación retransmitida en vivo el pasado domingo por TVE. El especial sobre el evento de la Conferencia Episcopal en Internet tuvo 60.000 visitas el pasado fin de semana, asegura este órgano.

Los actos presenciales en Roma terminaron ayer con una misa más, la de acción de gracias esta vez, en el interior de la basílica de San Pedro. Asistieron miles de peregrinos y concelebraron 71 obispos españoles con el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarsicio Bertone, a la cabeza.

El arzobispo de Toledo, cardenal Antonio Cañizares recordó a los mártires en una palabras pronunciadas al principio de la misa: "Ellos constituyen una llamada apremiante a la unidad, a la paz, al reconocimiento y respeto de cada ser humano, al diálogo, a la mano tendida, al perdón y a la reconciliación entre todos".

El cardenal Bertone (una suerte de ministro de Exteriores del Papa) también se refirió durante la homilía a los nuevos 498 beatos proclamados. "Estos mártires no han sido propuestos por su implicación política, ni por luchar contra nadie, sino por ofrecer sus vidas como testimonio de amor a Cristo", aseguró. D