Público
Público

Goldfrapp cambia las pistas de baile por los bosques encantados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El dúo británico Goldfrapp ha cambiado de territorio en su nuevo álbum, "Seventh tree", en el que ha abandonado las pistas de baile que frecuentó en sus anteriores discos para adentrarse en sonidos nebulosos.

El cuarto álbum de la sociedad formada por la vocalista Alison Goldfrapp y el instrumentista Will Gregory presenta una decena de temas coproducidos con Flood, un veterano que ha trabajado con U2, Depeche Mode y Smashing Pumpinks -entre muchos otros- y que ha contribuido a crear una atmósfera sonora que evoca bosques encantados.

El primer single, "A&E", adelantaba hace unas semanas los cambios que el dúo ha querido introducir en su sonido y en su estética.

En el vídeo de este tema (www.goldfrapp.com) se puede ver a la inquietante Alison Goldfrapp -una rubia que habría hecho las delicias de Alfred Hitchcock- bailando una danza con seres cubiertos por hojas de árboles en mitad de un bosque, al son de una melodía con toques folk.

"Es romanticismo inglés con un toque del sol de California", ha dicho la cantante al hablar de "Seventh tree" ("Séptimo árbol"), publicado por el sello Mute.

Alison Goldfrapp (Enfield, Londres, 1966) ha firmado junto a Gregory los temas de este álbum, que fue grabado en el estudio que el dúo posee en la campiña inglesa.

Este entorno ha influido en la esencia del disco, en el que abundan referencias a una naturaleza mágica y sobre el que planea la sombra de la intérprete y compositora Kate Bush, toda una institución en el Reino Unido y una fuente de inspiración para Alison Goldfrapp.

Esta influencia se escucha en el arranque del disco -incluido el trino de unos pájaros-, en temas como "Clowns" y "Little bird".

Los sonidos acústicos envueltos en arreglos de teclados y violines se prolongan durante todo el álbum, que está dominado por los tiempos lentos.

Esta tendencia sólo se rompe en la recta final de "Seventh tree", con "Cologne Cerrone Houdini" y, especialmente, con "Caravan girl", la más directa de las diez canciones de este álbum.

La decisión del dúo de explorar nuevos caminos sonoros ha sido respaldada por la crítica, que ha alabado los resultados de la apuesta del dúo; y por sus seguidores, que han situado el disco en la zona alta de las listas del Reino Unido.

También en las de otros países, como España, donde en pocas semanas se ha hecho un hueco entre los álbumes más descargados en iTunes.

Comercialmente, "Seventh tree" tiene el difícil reto de superar el millón de copias que despachó en todo el mundo "Supernature", publicado en 2005 y orientado a las pistas de baile.

Ha sido el mayor éxito de ventas hasta la fecha de Goldfrapp, que funciona como dúo desde 1999, año en que fue fichado por la discográfica londinense Mute, que en 2000 publicó su álbum de debut, "Felt mountain".

Antes de la formación del dúo, Alison Goldfrapp había colaborado con el artista de "trip hop" Tricky y con el grupo Orbital.

Los sonidos electrónicos y la estética exhibida por Goldfrapp en su debut se hicieron más sofisticados bajo la influencia del "glam rock" en su segundo trabajo, "Black cherry", que salió a la venta en 2003.