Público
Público

González cree que ir contra la economía de mercado traería una crisis política

El ex presidente advierte del riesgo de que surja alguien con un discurso demagógico con fórmulas que retrotraigan a un "pasado superado"

EFE

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha avisado de que ponerse en contra de la economía de mercado por pura ideología puede alimentar "una crisis política consecuencia de la crisis económica".

González ha participado en la presentación en la casa América de Madrid el libro Iberoamérica 2020. Retos ante la crisis, editado por la Fundación Carolina y Siglo XXI, en un acto al que han asistido también el ex presidente de Chile Ricardo Lagos y el secretario general iberoamericano y ex presidente del Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias.

En su intervención, ha diferenciado la economía de mercado de la sociedad de mercado y ha advertido del riesgo de que surja alguien con un discurso demagógico y populista, que proponga fórmulas que retrotraigan a un pasado "totalmente superado".

Convencido de que la crisis financiera y económica global marcará un antes y un después, ha señalado que la respuesta no pasa por "liquidar el sistema".

"Normas pocas, y que se cumplan", ha subrayado.

También ha mostrado su desacuerdo con quienes piden regresar a la senda de la prosperidad y el crecimiento económico anterior y ha recordado que ese camino se recuperó tras la crisis económica de comienzos del siglo XXI y ha conducido a la crisis actual.

De acuerdo con el ex presidente del Gobierno, "la senda tenía problemas implícitos".

A su juicio, el presidente estadounidense, Barack Obama, "parece decidido a declarar el fin del unilateralismo" de su país, tanto en la estrategia de lucha contra la crisis como en política de seguridad, pero el problema es que la respuesta del resto del mundo no es abogar por una mayor cooperación.

Para González, el mundo está "tan acostumbrado al unilateralismo" que la reacción es esperar que le salgan las cosas bien a Obama para engancharse "al carro en cualquier materia", ya sea Oriente Medio o la recesión mundial.

Tras señalar que no cree en el "multilateralismo puro", ha sugerido que las respuestas al fin del unilateralismo deberían ser la cooperación y un "regionalismo abierto".

Ha observado asimismo que en los partidos políticos pesa más el liderazgo orgánico que el social, habida cuenta de que se piensa erróneamente que importa más el lugar que se tiene en una candidatura a que la sociedad acepte más o menos a es persona.

Felipe González ha considerado que lo ideal es que se combinen los dos liderazgos, pero, de no ser así, ha estimado que es preferible que haya un liderazgo social.

Más noticias de Política y Sociedad