Público
Público

González-Macho dice que presenta una candidatura "atípica" para una Academia "apolítica"

EFE

El productor, distribuidor y exhibidor Enrique González-Macho ha presentado en Madrid su candidatura a la presidencia de la Academia de Cine, una propuesta "atípica" por ser más de la industria que de la creación y con intención de hacer de la institución algo "profundamente apolítico".

Flanqueado por dos mujeres "inteligentes, agradables y atractivas" como la actriz Marta Etura y la guionista y directora Judith Colell, González-Macho ha hablado en rueda de prensa de su propuesta para sustituir a Álex de la Iglesia como presidente de la Academia.

Un día antes de que se cierren las listas y con miras a las elecciones convocadas para el 10 de abril, el candidato a presidente ha querido enfatizar que "la Academia no es un órgano legislativo".

"Es un lugar de debate y de recepción de distintas sensibilidades, pero no legisla", ha matizado en referencia a las preguntas sobre la ley Sinde, motivo de la dimisión del todavía presidente.

González-Macho, productor de "La noche de los girasoles", Premio Nacional de Cine 1997 y propietario de la cadena de cines Renoir, encabeza así la segunda candidatura oficial -la de Azucena de la Fuente todavía no ha sido presentada- tras la de Bigas Luna, pero no es "una candidatura de reacción ni de oposición", ha subrayado.

El realizador de "Jamón, jamón" ha dividido opiniones entre los académicos por su política suave respecto a las descargas en internet y, en ese sentido, González-Macho encaja mejor con los intereses de la industria, de los creadores, e intentará "barrer en los sitios donde haya que barrer".

"Estamos por supuesto a favor de las nuevas tecnologías, pero respetando los derechos de los creadores", ha sintetizado Marta Etura, ganadora del Goya por "Celda 211" y quien ha ingresado en la Academia para poder formalizar esta terna.

En el programa de esta terna, González-Macho ha adelantado algunas directrices: "Queremos una Academia integradora en el sentido más amplio de la palabra. No que cualquiera pueda ser miembro, sino acercar a todos y cada uno de los sectores que componen el cine".

Distribuidores, exhibidores, creadores, interpretes y productores son sólo las partes más visibles de una industria que incluya también estudios de doblaje, de efectos especiales y otras disciplinas técnicas. "siempre es mejor si conoce al otro", ha resumido.

Otra línea de acción será "la revisión histórica del cine español". "Forma parte de nuestras vidas, de la de nuestros padres y nuestros abuelos", ha explicado.

Finalmente, tras la labor de acercamiento al público realizada por De la Iglesia, a quien ha alabado, el propietario de la cadena Renoir ha insistido en la importancia de "acercar el cine a los niños", como semilla de un futuro en el que las películas españolas se reconcilien con el público de su país.

Judith Colell ha añadido por su parte que, en el caso de ganar las elecciones, se prestará atención a "la lucha por la paridad. La presencia de la mujer sigue siendo de un diez o un quince por ciento", ha explicado.

A pesar de los tiempos revueltos por los que pasa la Academia, González-Macho la ha considerado un lugar "tranquilo" que "ha asumido todo muy bien", en relación a la polémica dimisión del presidente y las airadas reacciones del sector.

"Todo el mundo se preguntaba, ¿quién se va a presentar ahora a esto (la presidencia de la Academia)? Y de donde no había nada, va a haber dos o tres opciones", en palabras del productor de "Te doy mis ojos".

Más noticias de Política y Sociedad