Público
Público

Goytisolo lee en Berlín tres textos de un libro suyo aún inédito

EFE

El escritor Juan Goytisolo leyó en Berlín tres textos "políticamente incorrectos" de un libro suyo aún inédito, "A la escucha de las voces del mundo", lectura que clausuró unas jornadas sobre el diálogo intercultural organizadas por el Instituto Cervantes de la capital alemana.

El futuro libro de Goytisolo tiene como lema una frase del escritor austríaco Karl Kraus en la que expresaba el deseo de que sus textos "se adueñen de todos los susurros de la tierra".

Los textos de Goytisolo son voces de otros y, como el mismo indicó ayer al comienzo de su lectura, "políticamente incorrectos".

En el primero de los fragmentos leídos, la voz que se recupera es la de un periodista servil que se humilla ante un sátrapa y le pide insistentemente disculpas hasta que éste se queda dormido del aburrimiento.

El segundo le fue inspirado a Goytisolo por un taxista de Madrid que le dijo al escritor que el problema de España radicaba en los Derechos Humanos.

"Cuando estaba a punto de decirle que tenía razón y estaba sorprendido de ser transportado por un taxista tan culto entonces me explicó que los Derechos Humanos eran los culpables de que España se hubiese llenado de negros, moros y putas", recordó el escritor cuyo fragmento es una variación de aquella declaración.

El tercero y último texto es una interpretación iconoclasta del Génesis, puesto en boca de Eva que pone en duda la expulsión del paraíso y la eternidad de Dios.

Las jornadas interculturales, que se clausuraron la víspera, se iniciaron a principios de este mes con diversos actos, entre ellos una conmemoración el pasado día 9 de la quema de libros por parte de los nazis hace 75 años -que fueron el antícipo del Holocausto como expresión extrema de la intolerancia- y una conferencia día 21 del propio Goytisolo sobre "La mirada del otro".

Finalmente, los días 22 y 23, se realizaron unas sesiones sobre programas de bibliotecas como herramienta de integración, con participación, entre otros, del ex-alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, del director de la Bibliotaca de Andalucía, Javier Alvarez y de María Beatriz Medina, del Banco del Libro de Venezuela.

En su conferencia del pasado miércoles, Goytisolo había dicho que una de las claves del diálogo con otras culturas está en asumir que toda cultura no es más que la suma de influencias externas que ha recibido detrás de la cual no hay ninguna esencia eterna, como pretenden algunos.

"Cuando alguien me habla de identidades fijas y perennes siempre me da miedo porque me parece que el señor o la señora tiene un revólver en el bolsillo", dijo el autor de "Reivindicación del conde don Julian", "Duelo en el Paraíso", "Juan sin Tierra", "La cuarentena", "Coto vedado" o "Cogitus interruptus".

Goytisolo dijo que a lo largo de su vida siempre había querido sumar nuevos elementos a su identidad y nunca restar y recordó como había vivido en París en un barrio de inmigrantes y que cuando éste se lleno de turcos decidió aprender su idioma.

Esa decisión le sirvió más tarde, cuando estuvo viviendo en Berlín -concretamente en el barrio de Kreuzberg, también lleno de turcos- para comunicarse con la gente.

"El turco me sirvió para comunicarme con la gente en Berlín porque desafortunadamente no sé alemán", dijo Goytisolo.

El tema de la inmigración, y de la integración de los inmigrantes y las minorías, tuvo un peso importante en las jornadas sobre bibliotecas.

A ese respecto, fueron importantes las exposiciones de Javier Alvarez y de Radka Neumannova, directora del Multicultural Centre de Praga así como la de Helena Stadler, del proyecto LeseLust, que trata de acercar la lectura en alemán a hijos de inmigrantes.

Las exposiciones de Peñalosa y de Maria Beatriz Medina tuvieron que ver también con la integración pero de no de inmigrantes ni de minorías étnicas sino de sectores sociales menos favorecidos.

Goytisolo asistió, mezclado entre el público y sentado en una de las últimas filas de la sala, a la última de las sesiones sobre los proyectos de bibliotecas antes de pasar a leer sus textos inéditos y reiterar que él es "pragmático en política y radical en literatura".

Más noticias