Público
Público

Una gran ballena de arena recuerda en Zarautz la necesidad de cuidar la playa

EFE

Una gran ballena de arena, modelada a escala real por el escultor gallego Óscar Rodríguez en la playa guipuzcoana de Zarautz, recuerda desde hoy a los bañistas la necesidad de mantener limpias las playas.

Rodríguez ha elaborado desde el jueves una gran escultura de arena que representa una ballena de las que se capturaban en las costas vascas hasta hace dos siglos, dentro de una campaña promovida por la Diputación de Guipúzcoa para concienciar a los ciudadanos de que mantengan limpios y bien conservados los arenales.

El propio escultor y el concejal de Turismo de Zarautz, Imanol Lasa, han presentado hoy esta iniciativa, una vez finalizada la elaboración de la figura.

Lasa ha explicado que, además de la construcción de la ballena, Óscar Rodríguez ha impartido un taller de modelaje de arena a los niños que se han acercado esta mañana al arenal de Zarautz, ya que la campaña pretende implicar a los jóvenes, "que son nuestros aliados para cuidar las playas".

El edil ha indicado que el motivo de la figura, la ballena, constituye un recordatorio de la tradicional actividad pesquera de los antiguos habitantes de Zarautz y la vecina Getaria, y además significa un mensaje ecologista, ya que, aunque ya no se puede disfrutar de la presencia de estos animales en esta costa, sí que aún puede evitarse que ocurra lo mismo con otras especies.

La última ballena que se capturó en estas cosas fue en 1878 y generó un conflicto entre los dos pueblos, ya que ambos se consideraban propietarios del animal, cuya osamenta se puede contemplar actualmente en el Aquarium de San Sebastián.

Por su parte, Óscar Rodríguez ha explicado que ha creado una ballena a escala real, de unos 24 metros de largo y de 3,5 metros de ancho, a imagen de la que se llamó "ballena de los vascos".

Modelar este volumen de arena en dos días y medio constituye uno de sus "récords", ya que se trata de una de las figuras más grandes que ha elaborado, aunque ha recordado una más alta, una esfinge de ocho metros de altura que construyó en una playa de Portugal.

Experto en "escultura efímera", Rodríguez ha recorrido todo el mundo participando en campañas y concursos, que le han llevado a China, Turquía, México, Canadá y muchos países de Europa, en los que en invierno se dedica a crear piezas de nieve y hielo, que también tienen el mismo carácter caduco.

Rodríguez ha explicado que si se humedece bien la ballena, la escultura puede perdurar varios meses, aunque en su opinión, la figura durará lo que los zarauztarras deseen.

Más noticias de Política y Sociedad