Público
Público

Grecia vive la jornada de reflexión de unas elecciones tan cruciales como polarizadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Grecia vive hoy la jornada de reflexión previa a unas elecciones que serán cruciales para el futuro de la eurozona y a las que la sociedad griega llega muy polarizada y con el debate sobre la permanencia en el euro como elemento central.

Según las últimas encuestas internas de los partidos, a las que EFE ha tenido acceso, los principales rivales, la conservadora Nueva Democracia (ND) y la izquierdista Syriza, llegan con las fuerzas muy igualadas e incluso con un empate técnico, aunque algunos sondeos dan a los conservadores una ventaja de hasta dos puntos.

Pero, tal y como dijo ayer el líder de ND, Andonis Samarás, no se podrá conocer el resultado "hasta el recuento del último voto".

"Derby por la primera plaza", titula hoy el diario conservador 'Kathimerini' que señala que pelean por el primer puesto ND y Syriza mientras que Pasok y Dimar, dos formaciones centroizquierdistas que podrían ser socios respectivamente de conservadores o izquierdistas, luchan por la tercera posición.

Los ciudadanos griegos deberán meditar hoy su voto mientras resuenan los últimos llamamientos de los partidos, que siguen centrando su discurso en la permanencia en la eurozona.

"No dejaré que nadie nos eche de la eurozona", prometió Samarás en su cierre de campaña en Atenas, mientras que el líder de Syriza, Alexis Tsipras, que eligió Salónica para su último mitin, criticó a los que tratan de "aterrorizar" a sus votantes diciendo que si él gana Grecia saldrá del euro.

"¿Qué Grecia queremos? Voto histórico", titula uno de los diarios más vendidos del país, Ta Nea, tradicional valedor del socialdemócrata Pasok pero que ahora simpatiza con ND y critica a Syriza: de hecho, también en portada incluye un fotomontaje con el euro y el dracma acompañado de la frase "Los dilemas del domingo".

"¡Solución ahora!", titula por su parte otro de los grandes diarios del país, el centroizquierdista Eleftherotypia, ahora gestionado por sus trabajadores tras la quiebra de la cabecera.

También hace referencia a las quejas de Syriza e incluye un gran dibujo de portada con la palabra Miedo.